23 may. 2024

Una vida florecida: Sobre renacer después del cáncer

Cada 19 de octubre se celebra el Día Internacional de la Lucha contra el Cáncer de Mama, con actividades que conciencian sobre la enfermedad y reivindican a las personas que la atraviesan y la atravesaron. Este año compartimos la historia de Norma, quien aparte de ser una mujer que sobrevive al diagnóstico, nos cuenta sobre la vida y la mirada que construyó después de su tratamiento.

Entrevista Norma Acuña 261__DSC6586_47106543.jpg

Norma Acuña.

Cada día, Norma empieza su jornada temprano, acompañada de un matecito caliente. Se prepara para llevar a su hija mayor a la facultad, para luego volver a su casa y desayunar antes de iniciar su día laboral. Norma Acuña tiene 43 años, está casada hace 19, es contadora y tiene dos hijos.

Su rutina parecería usual para muchas mamás paraguayas; sin embargo, desde que hace varios años recibió un diagnóstico de cáncer de mama, vive su vida de una manera mucho más comprometida.

A los 36, Norma recibió ese diagnóstico, y con ayuda de su familia y su grupo de amigos, que nunca la soltaron, atravesó el proceso médico recomendado.

Actualmente, hace siete años que terminó quimioterapia y radioterapia, y todo lo que eso implica. Sigue consumiendo un tratamiento oral, pero está en camino a una década de terapia, que es cuando recibirá su alta del cáncer.

Mientras tanto, ella se desempeña como profesional, madre, esposa, amiga y deportista; es una persona con muchas ganas de seguir descubriendo y haciendo las cosas que ama hacer.

Un antecedente importante a la hora de recibir su diagnóstico fue que, años atrás, su madre había fallecido a causa de un cáncer. “Me costó muchísimo.

Cuando me detectaron, pensé que me iba a tocar lo que le tocó a mamá. En ese entonces mis hijos estaban muy chicos, yo quería verlos disfrutar, crecer. Así, de a poquito, fui saliendo de eso, con la ayuda de mis amigos, de mi familia, mi marido y el amor de mis chicos”, explica Norma.

Según la campaña nacional gubernamental de octubre rosa de este año, impulsada por la Oficina de la Primera Dama en conjunto con el Ministerio de Salud Pública y otras instituciones como el Incan, en Paraguay el cáncer de mama es una de las principales causas de muerte en la población femenina y, al año, se detectan alrededor de 1700 nuevos casos.

A pesar de haber terminado sus tratamientos de quimioterapia y radioterapia, Norma sigue en constante control, de manera semestral, y atiende rigurosamente los signos de su salud, de su cuerpo y su mente.

“Estoy tranquila, mis estudios salieron bien. Pero cumplo a rajatabla lo que me dicen. Si para tal día debo hacerme ciertos análisis, yo voy y los hago”, agrega.

Una vida activa

Norma siempre fue deportista, y su deporte de preferencia era el handball. Al llegar el momento de iniciar su tratamiento, dejó de lado esa parte de su vida por un año y medio. En ese entonces se sintió muy limitada, pero apenas terminó ese periodo, volvió lentamente a hacer una de las cosas que más le apasionan: la actividad física.

La pandemia también interrumpió su vuelta al handball. “Cuando la cuarentena estaba llegando a su fin, y como ya casi no jugaba, entré al gimnasio y a partir de ahí fui escalando. Primero entrené funcional, ahora estoy haciendo crossfit, y me encanta”, cuenta Norma con una sonrisa en el rostro.

El día en que nos reunimos para hacer la entrevista, un sábado de tarde en Asunción, con clima lluvioso inusual, Norma llegó a nuestra cita con ropa deportiva, preparada para luego ir a tener ese momento consigo misma que tanto bienestar le da.

“Yo absorbo muchísimo todo, soy muy sensible. Cuando llego al gimnasio me olvido del mundo. Apago mi celular. Es mi momento, y mi familia lo sabe. Es donde yo me descargo, me desconecto”, comenta.

El deporte, en este caso el crossfit, aparte de ser ese espacio de autoconocimiento, también le brindó nuevas amistades, que le nutren y que le permiten tener otro círculo afectuoso por fuera de su familia y su grupo de amigos.

El día de la entrevista, como buena optimizadora de su tiempo, Norma también se había hecho sus estudios por la mañana. Mientras me contaba sobre lo que le gusta, la actividad física no tardó en salir a la superficie.

“Digo, parece una estupidez, hacer una parada de mano, y había sido no lo es. ¡Es dificilísimo! Y estoy ahí, practicando y practicando. Hace un mes aprendí a subir la cuerda y tocar el techo, y eso para mí es lo máximo”, comenta.

Si bien Norma siempre fue deportista, antes tenía una perspectiva distinta. Se atajaba más, le daba mucha entidad a las miradas externas.

“Ahora hago todo lo que me gusta. No escatimo. Y vivo mi día como si fuera el último. En cierto momento me di cuenta de que no solamente por tener cáncer uno puede morir; al salir de aquí, por ejemplo, de por ahí me pasa cualquier cosa. La vida es hoy, ahora mismo”, explica.

En medio de este experimentar todo intensamente que se propone cada día, Norma además vive por lo que cree que es correcto. “También la fe, que anteriormente capaz no tenía. Me siento una persona muy bendecida por todo lo que pasé y por lo que sigo viviendo día a día. Pienso mucho en Dios, creo que me dio una segunda oportunidad, y acá estoy, tratando de vivirla”.

Cuenta, con los ojos que brillan, que cuando la invitan a hacer algo jamás dice que no y que trata de estar en todas las actividades a las que pueda asistir.

Ella hace fuerte hincapié en la importancia de una detección temprana, sin importar la edad, ya que cada vez existen más casos en pacientes jóvenes. Y esto se logra con los controles anuales.

“Porque eso me salvó a mí”, detalla. Si bien aún no cuenta con su alta, Norma se siente bien, sigue rigurosamente su tratamiento y cree en los beneficios de la actividad física, la buena alimentación y hacer lo que uno quiere, lo que a uno le gusta. Esa es la vida que busca con intención.

Según la ley n.º 6211/18, se otorgan dos días hábiles laborales remunerados para la realización de los controles que ayudan a la detección temprana del cáncer. No esperes: en el portal del Ministerio de Salud se encuentra la lista de los servicios dependientes de esta institución donde se realizan mamografías y ecografías mamarias.

Por Nadia Gómez. Fotografía: Fernando Franceschelli.

Más contenido de esta sección
Si hay algo que las mapaternidades y personas cuidadoras se cuestionan constantemente es si están haciendo las cosas bien. La respuesta es clara, aunque aceptarla puede ser complicado: la realidad es que no se sabe. Para entender mejor de dónde surgen estas dudas y cómo manejarlas, decidimos consultar con una voz experta en psicología infantil, la licenciada Belén Espínola.
El acto de regalar es un gesto cargado de empatía y conexión. Más allá del intercambio de objetos, simboliza el aprecio y el reconocimiento de la otra persona. ¡Y cuánto más si se trata de obsequios con propósito, con cuya compra apoyamos una causa comunitaria! Conocé a Nuestras Manos, una tienda con valor social.
Para ella, el ring no es un lugar desconocido. Con los gestos automáticos que solo pueden surgir después de años de práctica, se venda las manos —el vendaje debe estar tenso, pero sin excederse—, se calza los guantes, los ajusta y ya está lista para el cuadrilátero. Hoy conocemos a nada más y nada menos que una de las 10 mejores boxeadoras del mundo: Minerva Montiel.
Esta tradicional feria del libro binacional se constituyó como un espacio de identidad cultural que aboga por la descentralización de las producciones y los y las escritoras. El intercambio activo que se da en este sitio contiene un gran valor sociocultural, y consiste en una apuesta que cada año se renueva, hacia la industria literaria regional.
Previo a la existencia del gran museo de ciencias del Paraguay, el MuCi, llega San Cosmos, un planetario digital de alta tecnología para apreciar la magnitud del universo a través de shows para todo tipo de público. El cofundador y presidente del MuCi, Dave Peery, nos comenta más sobre la realización de este proyecto de alta envergadura e importancia para la divulgación científica en el país.
Sobre la calle Mariscal López se encuentra la Casa de la Integración de CAF, banco de desarrollo de América Latina y el Caribe. Desde octubre, alberga una colección de piezas que representan el arte paraguayo en sus distintas facetas.