Mundo

Una nueva denuncia compromete aún más a Donald Trump

 

El presidente de EEUU, Donald Trump, presionó en una llamada telefónica reciente al primer ministro australiano, Scott Morrison, para tratar de obtener información que desacreditaría la investigación sobre la injerencia rusa en las pasadas elecciones, según informó este lunes The New York Times.

El diario apuntó este lunes que Trump pidió a Morrison que ayudara en este propósito al fiscal general estadounidense, William Barr, algo que revelaron dos funcionarios estadounidenses conocedores de esta llamada telefónica.

Las fuentes señalaron asimismo que la Casa Blanca restringió el acceso a la comunicación entre ambos mandatarios a un pequeño grupo de oficiales, al igual que se hizo con la polémica llamada entre el presidente estadounidense y su homólogo ucraniano el pasado mes de julio, que ha llevado al inicio de un proceso de destitución de Trump.

Los presidentes de las comisiones de la Cámara de Representantes que conducen la investigación de este último caso citaron ayer al abogado personal del mandatario, Rudy Giuliani, para entregar documentos clave.

“En conformidad con la investigación de destitución de la Cámara de Representantes, por la presente estamos transmitiendo una citación que lo obliga a presentar los documentos citados el 15 de octubre de 2019”, señaló el jefe de la investigación, Adam Schiff. Los congresistas demócratas que lideran el proceso señalaron que las comisiones están investigando a qué nivel Trump puso en riesgo la seguridad nacional al presionar a Ucrania para que interfiriera en las elecciones de 2020.

Ayer, Trump sugirió en Twitter que arrestaran por traición al Schiff. Seis días atrás, los demócratas abrieron la investigación contra el multimillonario republicano para iniciar un proceso que puede culminar en la destitución por la presunta presión ejercida por Trump sobre su homólogo ucraniano, Volodimir Zelenski, para investigar a Joe Biden, quien será posiblemente su adversario en las elecciones de 2020.

SENADO. El líder de la mayoría republicana en el Senado, Mitch McConnell, aseguró ayer que no tendrá más opción que someter a juicio político al presidente Trump, si la Cámara Baja, de mayoría demócrata, lo aprueba. “No tendría más opción que asumirlo. Cuánto (tiempo) vayamos a estar en ello es otra cuestión totalmente distinta”, afirmó McConnell. El Senado es actualmente controlado por los republicanos.

Dejá tu comentario