20 jul. 2024

Una conexión que trasciende

Susana Vera junto a su hijo Luis De León..jpg

Susana Vera junto a su hijo Luis De León.

Luis De León, experto en color, asesor de imagen y químico industrial cuenta a ÚH cómo la conexión con su madre Susana Vera sigue a pesar de su partida terrenal hace 8 años.

“Siento su presencia todos los días, su espíritu que aletea alrededor de mí en cada logro y también en mis tristezas. Cuando viajo, cuando tengo un nuevo título, ella siempre está y mi agradecimiento siempre va primero para con Dios y después para con ella, quien me tejió 9 meses en su vientre y creo que ese tejido nunca se acaba. Ella me sigue tejiendo, me sigue formando y me sigue moldando así como una arcilla en las manos del alfarero”, asegura.

De León es químico industrial y uno de los recuerdos más felices que tuvo con su mamá fue el día de la entrega de título. “En esa época, el título se le entregaba a los padres y cuando eso aún vivían papá y mamá. Y para mí fue el broche que coronó justamente tanto sacrificio porque a pesar de nuestra escasez económica me sacrifiqué y ellos conmigo para poder llegar a este título universitario”, recuerda.

Luis asegura que su mamá influyó sobremanera en su vida por el solo hecho de haberlo traído al mundo, además de ser un pilar fundamental. “Mi papá tenía un empleo no muy bien remunerado y en esa época como que no se cubrían todas las necesidades. Entonces, mi mamá tenía que limpiar casas y recibía una paga. Pero en ese trajín seguro también fue maltratada, por eso hay una revaloración de los trabajos domésticos en mi vida, por los derechos humanos y el sacrificio que la mamá hace para con los hijos”, indica.

MOMENTOS ESPECIALES

En vida, Luis De León le regaló una casa propia a su madre. “Yo creo que ella fue siempre un motivo para que yo pueda luchar por mis sueños, pero el principal sueño era ella, que viva feliz, que no pague alquiler, que viva como verdaderamente una reina y creo que lo he cumplido”, revela.

Luis recuerda que algo muy significativo también fue la apertura de su peluquería el mismo año en que su mamá falleció. “Ella estuvo internada durante 30 días en terapia. Fueron días de mucha agonía en el hospital y donde verdaderamente mamá seguía obrando demostrándome en pequeñas cosas lo grande que es este mundo, a pesar del trajín diario”, sostiene.

El profesional explica que ha soñado con su mamá y ha sentido siempre su presencia. La sueña risueña, alegre, trabajando y limpiando, que era lo que le gustaba hacer.

“Cuando creés que todas las puertas se cierran y creés que no hay un mañana, ella está sosteniéndote, te está cobijando, te está dando el apoyo y te dice que hay que empezar de nuevo, empezamos de nuevo, no habla en singular, habla en plural: podemos empezar de nuevo, podemos recapitular todo, podemos tomar otro camino, pero siempre juntos, ella te da esa certeza de que hay una solución, de que se puede volver a construir aunque se haya desmoronado tu castillo”, resalta.

La señora Susana siempre cobijaba y ayudaba a mucha gente dentro de sus posibilidades. “Porque ella te podía dar un plato de comida, te podía dar su cama inclusive para que descanses, y siempre dentro de una sencillez plena y humilde, y creo que eso es algo que ella nos legó, el no ser mezquinos y el de abrirnos para con el semejante, para que esto continúe de generación en generación, y que el dar era como algo normal, como algo natural, para poder forjar un futuro mejor”, destaca.

Luis es el mayor de dos hermanos, quienes ya tienen sus propias familias. “Siento como que hay algo que aprendí de mamá, que es una protección o una sobreprotección para con mis hermanos. Quedaron como mis hijos, como que yo tengo que seguir cuidándolos, protegiéndolos, ayudándolos y creciendo con ellos”, manifiesta.

“Creo que lo que mamá hacía con nosotros, por más que a lo mejor no tenía los medios económicos como para sacarnos adelante de una, el hecho de sentirnos abrazados a ella hacía que tengamos la fuerza como para seguir adelante”, añade.

VALORES

El experto del color comenta que las dos herramientas que hoy calan en su vida en cuanto a los valores son la honestidad y la lealtad, además de la sencillez y la humildad. “Porque ella nos enseñó a aceptar tal cual somos, a aceptar nuestra realidad, en tener algo que comer, en tener algo que tomar, en poder abrigarnos, en poder hacer pequeñas cosas, pero que justamente esas pequeñas cosas son las que te hacían mucho más fuerte para el día a día”, agrega.

“Mi mamá siempre me daba un consejo: Luisito, no todo lo que brilla es oro. Entonces, eso llevaba a dos connotaciones diferentes, el hecho de no perseguir solamente la riqueza y que no me deje embaucar por todo lo que brilla porque finalmente si somos como un diamante en bruto que hay que pulirlo para que brille. El no perder mi norte, de no querer ser más de lo que verdaderamente era, de no querer pisar a la gente, sino que ser auténtico”, finaliza.

Susana Vera junto a su hijo Luis De León. 2.jpg

Susana Vera junto a su hijo Luis De León.

Más contenido de esta sección
La Miss Planeta Paraguay, Michelle Chase Bendlin, se asocia con Soluciones Ecológicas y el PNUD para apoyar a los necesitados a través de la moda sostenible.
Gloria Susana Sacco de Fernández, más conocida como Sussy Sacco, de pequeña quiso ser arquitecta o periodista, pero se inclinó por la danza.