Editorial

Un premio que destaca el valor de la investigación periodística

La serie de reportajes Los narcosojales de Itaipú: Negociado y destierro binacional, publicados por este diario, recibirán el Premio Peter Benenson que otorga la organización Amnistía Internacional, el próximo miércoles 27. El reconocimiento destaca el valor de la investigación periodística para denunciar las irregularidades que persisten en nuestro medio y reclamar que ellas sean debidamente corregidas, contribuyendo a la transparencia y a la lucha ciudadana contra la corrupción, como un requisito para fortalecer el sistema democrático. La experiencia permite además revalorizar la función de un periodismo ético y responsable en la construcción de una sociedad cada vez más activa y movilizada.

La reconocida organización defensora de los derechos humanos Amnistía Internacional ha resuelto otorgar el Premio Peter Benenson 2019 a la Labor Periodística Comprometida con los Derechos Humanos, en la categoría Medios Tradicionales, a la serie de reportajes investigativos Los narcosojales de Itaipú: Negociado y destierro binacional, publicados por este diario.

En el acto de premiación, el próximo miércoles 27, se entregará también el Premio Peter Benenson para la Defensa de los Derechos Humanos al médico Rogelio Goiburú, incansable buscador de los restos de desaparecidos durante la dictadura stronista. En la modalidad de Medios Alternativos se premiará al medio digital El Surtidor por la investigación Transnacionales de la fe: La injerencia de grupos fundamentalistas religiosos en el Estado paraguayo, y en la categoría de Activismo Destacado se otorgará a Marcos Rojas y a Derlis López, por sus aportes en la educación y la movilización en materia de derechos humanos.

En cuanto al trabajo de investigación realizado por el periodista de ÚH Roberto Irrazábal, con respaldo de la Iniciativa para el Periodismo de Investigación del ICFJ en alianza con Connectas, ha revelado todo un esquema de negociados, mafia y descontrol en el manejo de las tierras públicas de la hidroeléctrica paraguayo-brasileña, desde la era de la dictadura militar stronista en los años 70 hasta nuestros días.

El trabajo de campo realizado durante varios meses en la zona y el uso de un mapeo satelital permitieron identificar cientos de puertos clandestinos dentro de la Franja de Protección de Itaipú, llamada en el lado brasileño Área de Preservación Permanente (APP). La información fue compartida con representantes del Ministerio Público y del Ministerio del Interior, pero sin obtener mucho eco, con más promesas que acciones. Recién con el trabajo de la Unidad Interinstitucional de Lucha contra el Contrabando (UIC) y la Secretaría Nacional Antidrogas (Senad) se pudo certificar que varios de los puntos identificados eran efectivamente puertos clandestinos, por donde salían cargamentos de cigarrillos de las marcas que produce la tabacalera del ex presidente de la República Horacio Cartes y que, según el titular de la Senad, Arnaldo Giuzzio, también se utilizan para el tráfico de drogas y armas, entre otros productos.

El trabajo periodístico de ÚH reveló la historia de destierro sufrida por las comunidades Avá Guaraní Paranaenses por parte de la hidroeléctrica binacional Itaipú. La historia de una de estas comunidades desplazadas a principios de los años ochenta, la comunidad Tekoha Sauce, cobra relevancia en esta investigación periodística por su lucha sufrida para recuperar parte de su territorio ancestral.

El reconocimiento de Amnistía Internacional destaca el valor de la investigación periodística para denunciar las irregularidades que persisten en nuestro medio y poder reclamar que ellas sean debidamente corregidas, contribuyendo a la transparencia y a la lucha ciudadana contra la corrupción, como un requisito para fortalecer el sistema democrático. La experiencia permite además revalorizar la función de un periodismo ético y responsable en la construcción de una sociedad cada vez más activa y movilizada.

Dejá tu comentario