12 abr. 2024

Un líder servicial

Cuando hace más de una década me incorporé a la Junta Directiva de ADEC, el querido y popular José Bebe Bergues no demoró en charlar conmigo. Fundador y primer presidente e inspirador de muchas iniciativas, tenía la visión privilegiada de la historia que te dan la sabiduría y el protagonismo. Casi no me hizo preguntas personales, sino que prefirió sondear mis opiniones, y compartir las suyas, sobre enfoques generales. Ese estilo conmigo no varió nunca. Como ejemplo, fue el primero que me insistió en la importancia de acercarse a UNIAPAC (la organización mundial de dirigentes cristianos de empresas), de la cual la ADEC es parte, entenderla, apoyarla y participar. Por eso y por otros motivos, es muy respetado y muy bien recordado en ese foro.

Era el “charlemos” en su mejor y perfeccionada expresión que se extendía desde compartir un café, hasta una casual llamada telefónica, pasando por correos, redes sociales, y todos los canales de comunicación imaginables. Un estilo inusual donde él entendía —y solía repetirlo— que al que está al frente hay que respetarlo, apoyarlo y aceptar que ve cosas que otros no ven, sin renunciar al intercambio oportuno de pareceres. Igualmente, su concepto del tiempo era sereno y conciliador. Solía decir que algunas pocas cosas pueden ser instantáneas y que la gran mayoría demoran, y demoran mucho más en establecerse y perdurar fructíferamente. Por ejemplo, cuando la ADEC era reconocida por haber instalado la actitud RSE (responsabilidad social empresarial) solía recordarnos que no se logró en un día, y que no estuvo exenta de críticas ni detractores.

Siempre acompañado por su infaltable cuaderno de apuntes era el mejor para redactar un acta o un informe de lo tratado en cualquier reunión y también era el mejor en compartir materiales. Cuando no tenía algo nuevo, no dudaba en enviar algo de años anteriores pidiendo disculpas por las repeticiones y advirtiendo que “podía ser útil para los nuevos” o “para los que no lo leyeron bien la vez anterior”.

Poseedor de un excelente buen humor, conversamos telefónicamente el último día de mi presidencia. “Ahora que vas a tener más tiempo…”, me propuso formar un nuevo club denominado PIP (Petisos Importantes del Paraguay), a lo cual accedí gustosamente. Volví a agradecerle por un libro que me había regalado en el 2018, The Servant Leader, cuyo título inspiró el nombre de esta columna, escrito por Ken Blanchard y Phil Hodges y que en su dedicatoria dice: “Le agradezco a Dios por el líder que ya sos, y rezo para que Él continúe guiándote para servir a todos aquellos que esperan tu liderazgo”.

Gracias, Maestro Bebe, por ser el mejor líder servicial. Dios te tenga a su lado. Gracias, ADEC.

Más contenido de esta sección
Las ventas al público en los comercios pyme de Argentina cayeron un 25,5% interanual en febrero pasado, golpeadas por la pérdida de poder adquisitivo de los consumidores a causa de la elevadísima inflación, y acumulan un declive del 27% en el primer bimestre del año, según un informe sectorial difundido este domingo.
El mandatario decidió crear el fondo nacional de alimentación escolar esperando un apoyo total, pues quién se animaría a rechazar un plato de comida para el 100% de los niños escolarizados en el país durante todo el año.
Un gran alivio produjo en los usuarios la noticia de la rescisión del contrato con la empresa Parxin y que inmediatamente se iniciaría el proceso de término de la concesión del estacionamiento tarifado en la ciudad de Asunción. La suspensión no debe ser un elemento de distracción, que nos lleve a olvidar la vergonzosa improvisación con la que se administra la capital; así como tampoco el hecho de que la administración municipal carece de un plan para resolver el tránsito y para dar alternativas de movilidad para la ciudadanía.
Sin educación no habrá un Paraguay con desarrollo, bienestar e igualdad. Por esto, cuando se reclama y exige transparencia absoluta en la gestión de los recursos para la educación, como es el caso de los fondos que provienen de la compensación por la cesión de energía de Itaipú, se trata de una legítima preocupación. Después de más de una década los resultados de la administración del Fonacide son negativos, así como también resalta en esta línea la falta de confianza de la ciudadanía respecto a la gestión de los millonarios recursos.
En el Paraguay, pareciera que los tribunales de sentencia tienen prohibido absolver a los acusados, por lo menos en algunos casos mediáticos. Y, si acaso algunos jueces tienen la osadía de hacerlo, la misma Corte Suprema los manda al frezzer, sacándolos de los juicios más sonados.
Con la impunidad de siempre, de toda la vida, el senador colorado en situación de retiro, Kalé Galaverna dijo el otro día: “Si los políticos no conseguimos cargos para familiares o amigos, somos considerados inútiles. En mi vida política, he conseguido unos cinco mil a seis mil cargos en el Estado...”. El político había justificado así la cuestión del nepotismo, el tema del momento.