Interior

Trabajadores de Encarnación piden “apertura inteligente”

 

Los trabajadores fronterizos de la ciudad de Encarnación piden considerar la “apertura inteligente” de la frontera para poder reactivar el movimiento comercial y hacer frente a la crítica situación económica en la que están sumergidas numerosas familias. Los mismos denunciaron además que en tres meses de pandemia del Covid-19 hasta la fecha no recibieron ayuda alguna del Gobierno Nacional ni de ninguna otra institución.

Ante esta grave crisis que están atravesando, trabajadores de frontera de la ciudad de Encarnación se manifestaron ayer, martes, y pidieron auxilio a las autoridades nacionales, departamentales y municipales. Un grupo aproximado de 200 personas realizaron una caravana desde el paso fronterizo Encarnación-Posadas hasta la sede de la Gobernación de Itapúa, donde dijeron estar olvidados por completo por el Gobierno Nacional y urgen ser atendidos por el cese total de las actividades del paso.

Según manifestaron, el trabajo fronterizo nuclea a aproximadamente 2.500 personas, quienes dependían únicamente de lo que generaba el movimiento fronterizo entre las ciudades de Encarnación y Posadas a través del Puente Internacional San Roque González de Santa Cruz, que desde la cuarentena presenta nula actividad. Ante el abrupto parate comercial de público conocimiento, los mismos dijeron haber sido dejados de lado por las autoridades y hasta hoy, tras más de tres meses de pandemia, no recibieron aún ningún tipo de ayuda gubernamental.

OLLAS POPULARES. Los trabajadores de frontera nuclean a vendedores ambulantes, cuidadores, taxistas, mototaxistas, paseros, pequeños importadores, cambistas y otros. Indicaron además que la mayoría sobrevive mediante ollas populares gracias a la generosidad de los compañeros que colaboran para los ingredientes, en tanto están sobrellevando la difícil situación por el paro del sector comercial, cuya reactivación está más lejos que cerca.

Al respecto, Daniel Morínigo, taxista, señaló que la situación es crítica y urge una ayuda del Gobierno Nacional para la subsistencia de las familias de los mismos. “Estimativamente somos unas 2.500 personas que estamos afectadas por el cese del movimiento fronterizo entre Encarnación y Posadas. La verdad hace alrededor de tres meses que venimos sobreviviendo gracias a las ollas populares con aporte de los compañeros. Necesitamos alguna ayuda, lo que sea, o aplicar la ‘apertura inteligente’ de la frontera, lo que permitirá reactivar y oxigenar la crítica situación económica que estamos pasando”, indicó.

Dejá tu comentario