Política

Titular de Aduanas acusa a senador de vínculos con crimen organizado

Julio Fernández habló de un mecanismo que opera de la mano de padrinos políticos. Se reafirma en que Arévalo, además de tráfico de influencias, hizo abogacía por una carga de contrabando.

Fuertes acusaciones volvió a lanzar el director de Aduanas, Julio Fernández, en contra del senador colorado Martín Arévalo, durante su descargo, ayer, en la Comisión Anticontrabando, de la Cámara Alta.

Además de mantenerse en su denuncia sobre tráfico de influencias, y de abogar por una carga de contrabando, ahora sostiene que el parlamentario tiene vínculos con el crimen organizado.

Inició su intervención, con datos oficiales sobre la importación de celulares de contrabando, en un 60%.

“Aquí no hay un tango, sino una coreografía de importadores, funcionarios, despachantes, y siempre hay un padrino político”, sostuvo.

Insistió en que el senador colorado solicitó el traslado de Miguel Ángel Medina Prieto como administrador de Terport, San Antonio.

Mencionó que uno de los implicados en la clonación del contenedor es Gregorio Cubilla, y que se accedió a un documento que lleva la firma del recomendado de Arévalo.

“Hay vinculaciones. Gregorio Cubilla está con orden de captura, y el ciudadano que aboga la carga, no es ningún santo”, refirió en alusión al árabe Ahmad Khalil Chams.

Este es quien reclama ser propietario de un contenedor de mercaderías por un valor de USD 3 millones, que fue robado de Aduanas, y cuya denuncia se hizo cargo el senador Arévalo.

Fernández remarcó que el parlamentario insistió en el traslado, y como no tuvo eco, pidió que vaya como administrador en Algesa, de CDE, donde vuelve a aparecer otra empresa vinculada a Cubilla.

“No hay que asesinarle a alguien frente a un escribano para probar que es un asesino. Ese es el mecanismo paraguayo”, sentenció.

Recordó también que el senador abogó por Luis Pereira para que vaya al aeropuerto Silvio Pettirossi.

“Yo no me enojo cuando me dicen “considerale”, pero además de presionar exageradamente, estamos viendo asociación criminal con gente que está en la clandestinidad”, acusó el titular de Aduanas.

Alegó que muchos funcionarios de la institución podrían ser testigos, pero “no quiero que nadie tenga problemas maritales porque haya que revisar todos los teléfonos”.

Sobre Chams, indicó que desde el 2011 ya no opera como importador, pero que se declara financista de la carga importada por Cubilla, a quien sindica como “confeso del crimen organizado”, y recomendó a los fiscales de la causa “ponerse las pilas”.

“Después de esta denuncia, no creo que el ciudadano árabe ni el senador Arévalo vayan a vacunarse a Miami”, ironizó.

LOBBY. Fernández admitió que hizo lobby no solo con Arévalo, sino con el propio titular del Congreso para declarar “oficina esencial” a Aduanas durante la pandemia, y que se consiguió.

Luego alegó que se cuenta con 1.400 funcionarios, y no 5.000 como dice Arévalo. Además, se quejó de que 70 funcionarios hayan obtenido el visto bueno de la Corte para evitar la jubilación.

Aseguró que si se reactiva la denuncia del citado robo del contenedor, se puede dar con los responsables.

La senadora colorada Lilian Samaniego le reclamó la exoneración del pago a la firma Censu, por adquisición de vehículos nafteros como flex. Fernández atribuyó a un decreto, que luego se corrigió, y que se evitó una pérdida de USD 100 millones.


Además de presionar exageradamente, estamos viendo asociación criminal con gente que está en la clandestinidad.

Después de esta denuncia, no creo que el ciudadano árabe ni el senador Arévalo vayan a vacunarse a Miami. Julio Fernández, director de Aduanas.

Dejá tu comentario