12 abr. 2024

Tío Rico está en problemas

Miguel Ángel Insfrán siempre tuvo una pasión por los autos. Hace más de una década que su seudónimo de Tío Rico, visible a los costados de sus vehículos, era popular en las competencias oficiales de rally

Sus autos no eran baratos. He leído que el último que compró, en 2021, un Skoda Fabia Rally2, está valorado en 250.000 euros. Con ese costo me parece una locura destrozarlo en rutas polvorientas, pero en el ambiente del deporte motor hay pocas preguntas.

El amor por los autos le venía de antes, cuando se dedicaba a reducir vehículos robados. En 2007 la Policía allanó uno de sus desarmaderos en Mariano Roque Alonso.

Ya entonces había establecido vínculos con organizaciones criminales de Bolivia. Porque Insfrán, de verdad, quería parecerse al Tío Rico de Walt Disney.

El crecimiento de su estructura logística hizo inevitable que incursionara en el narcotráfico.

Embed

Él tenía solución para todo: contactos, camiones y aeronaves, combustible, provisión de pistas de aterrizaje, depósitos de amplias dimensiones, protección policial y acopio de cargamentos que serían disimulados en contenedores enviados por vía fluvial a otros continentes, ocultos en medio de bolsas de carbón, latas de pintura, carne congelada, soja o madera.

Tuvo suerte, Tío Rico.

Le tocó estar en la cresta de una nueva ola de negocios.

La ubicación geográfica de Paraguay y la fragilidad de sus instituciones abrieron un nicho interesante en el mercado narco. La hidrovía Paraná-Paraguay se convirtió en un corredor de la cocaína. Las cosas le fueron tan bien que lo sobrepasaron; demasiado dinero para una sola persona.

Fue creativo, Tío Rico.

Convocó a sus familiares y amigos más cercanos a ser parte del grandioso “esquema Insfrán”. Ellos figuraron como propietarios de empresas de transporte, residencias, emprendimientos ganaderos, agrícolas, industriales y comerciales que servían para lavar unos activos desbordantes. Todos felices, pero en un momento dado, eso tampoco fue suficiente. Entonces, el jefe del clan decidió expandirse hacia dos terrenos con escaso control financiero: la religión y la política.

Su hermano, José, creó un centro evangélico llamado Centro de Convenciones Avivamiento que no solo captaba diezmos de gente pobre, sino que gastaba a lo loco. La popularidad de esta secta lavadora de dinero es parte del surrealismo nacional. Lo de la política se hizo a través de personajes del Partido Colorado, como Juan Carlos Ozorio, quien utilizaba a la Cooperativa San Cristóbal como si fuera una despensa familiar.

No supo parar, Tío Rico.

Se volvió internacional al asociarse con Enrique Marset, un uruguayo prodigioso en el mundo del narcotráfico, sobre el cual alguien debería escribir una novela.

Era un tipo simpático e inexplicablemente rico que se dedicaba tanto a producir un concierto musical como a ser titular en el equipo de primera del Deportivo Capiatá, del diputado Erico Galeano. Solo que mandaba montones de cocaína a Europa y África. Y Tío Rico, su mano derecha, era el que le aseguraba impunidad, anestesiando a fiscales y policías.

Le cayó la noche, a Tío Rico.

Hace un año el operativo A Ultranza fue la debacle para una organización que habría enviado más de veinte toneladas a Amberes y Roterdam. Estuvo fugado hasta hace unos días.

En Colombia dicen que se vengó del fiscal Marcelo Pecci, uno de los causantes de su caída, contratando a quienes lo asesinaron. La Justicia dilucidará si con su prisión se cierra o no el caso Pecci. Pero de lo que no quedarán dudas es que Tío Rico es un arquetipo de este pobre Paraguay narco del siglo XXI.

Más contenido de esta sección
Las ventas al público en los comercios pyme de Argentina cayeron un 25,5% interanual en febrero pasado, golpeadas por la pérdida de poder adquisitivo de los consumidores a causa de la elevadísima inflación, y acumulan un declive del 27% en el primer bimestre del año, según un informe sectorial difundido este domingo.
El mandatario decidió crear el fondo nacional de alimentación escolar esperando un apoyo total, pues quién se animaría a rechazar un plato de comida para el 100% de los niños escolarizados en el país durante todo el año.
Un gran alivio produjo en los usuarios la noticia de la rescisión del contrato con la empresa Parxin y que inmediatamente se iniciaría el proceso de término de la concesión del estacionamiento tarifado en la ciudad de Asunción. La suspensión no debe ser un elemento de distracción, que nos lleve a olvidar la vergonzosa improvisación con la que se administra la capital; así como tampoco el hecho de que la administración municipal carece de un plan para resolver el tránsito y para dar alternativas de movilidad para la ciudadanía.
Sin educación no habrá un Paraguay con desarrollo, bienestar e igualdad. Por esto, cuando se reclama y exige transparencia absoluta en la gestión de los recursos para la educación, como es el caso de los fondos que provienen de la compensación por la cesión de energía de Itaipú, se trata de una legítima preocupación. Después de más de una década los resultados de la administración del Fonacide son negativos, así como también resalta en esta línea la falta de confianza de la ciudadanía respecto a la gestión de los millonarios recursos.
En el Paraguay, pareciera que los tribunales de sentencia tienen prohibido absolver a los acusados, por lo menos en algunos casos mediáticos. Y, si acaso algunos jueces tienen la osadía de hacerlo, la misma Corte Suprema los manda al frezzer, sacándolos de los juicios más sonados.
Con la impunidad de siempre, de toda la vida, el senador colorado en situación de retiro, Kalé Galaverna dijo el otro día: “Si los políticos no conseguimos cargos para familiares o amigos, somos considerados inútiles. En mi vida política, he conseguido unos cinco mil a seis mil cargos en el Estado...”. El político había justificado así la cuestión del nepotismo, el tema del momento.