Interior

Táva Jopói: Obra de puesto de salud está inconclusa desde hace 7 años

La licitación fue cancelada en 2015, según Contrataciones Públicas. Nuevo director regional desconoce el motivo y verificará situación. Pobladores deben recurrir a Yasy Cañy o Curuguaty por atención médica.

Elías Cabral

CANINDEYÚ

Una obra que se inició en el 2011 permanece inconclusa en la comunidad Táva Jopói, del distrito de Curuguaty. Dicha infraestructura se proyectó para una Unidad de Salud Familiar (USF), para la humilde localidad.

Según se registra en el portal de la Dirección Nacional de Contrataciones Públicas (DNCP), por la construcción de esta USF conjuntamente con las de Monte’i y San Bartolomé, la inversión destinada era de G. 1.204.663.450; pero la licitación figura como cancelada en el 2015, mismo año en que el departamento fue declarado en emergencia por las múltiples necesidades y faltas de servicios como agua potable en la zona.

El director regional del departamento, doctor Neri Acuña, quien asumió el cargo hace doce días, mencionó estar al tanto de la situación de abandono de la obra –desde diciembre del 2011–, pero que desconoce el motivo. Aseveró que esta semana visitará esa y otras unidades de salud, para interiorizarse de las condiciones y buscar una solución.

“En realidad, todo lo que sea la parte de Atención Primaria de la Salud (APS) es una prioridad para nosotros, porque tenemos 48 en el departamento, en zonas alejadas”, refirió.

PROTESTA. Entre tanto, los pobladores retomaron su serie de manifestaciones para exigir la conclusión de la obra que los afecta de sobremanera.

“Todos los lugareños somos de escasos recursos, tenemos un local muy pequeño con cuatro funcionarios y necesitamos de una obstetra porque las embarazadas deben recurrir a Yasy Cañy o Curuguaty, que distan 50 kilómetros aproximadamente, para recibir atención”, lamentó la docente Plácida Vargas.

Recordó que le habían dicho que la obra quedó paralizada por problemas jurídicos con la constructora.

Según los registros, la construcción fue abandonada ya durante el gobierno de Fernando Lugo, sin techo, piso, ventanas ni puertas, y la misma sirve hoy como criadero de alimañas de todo tipo.

Otro reclamo de los pobladores es la falta de ambulancia, pues la comunidad tenía un móvil, pero días atrás –dicen– fue llevado del puesto de salud y está con paradero desconocido.

ESPERANZA. En julio pasado, antes de asumir el cargo, el ministro de Salud, Julio Mazzoleni, realizó un recorrido por hospitales del Departamento de Canindeyú y reconoció que existe carencia de profesionales y de equipamientos. Habló, además, de potenciar las unidades de atención primaria. “Ojalá podamos dotar de las necesidades en términos de equipamientos y recursos humanos para dar respuestas”, dijo, por lo que los lugareños esperan que el representante de la cartera de Estado escuche sus reclamos.

Justamente, el director regional Neri Acuña enfatizó en que una de las instrucciones del Ministro de Salud “fue aumentar el poder resolutivo de esos puestos”. Tras este nuevo reclamo ciudadano, el mismo prometió que viajará hasta dichos puestos para interiorizarse in situ de las necesidades.

En la comunidad de Táva Jopói habitan unas 500 personas, entre ellas 10 comunidades indígenas, que concurren al centro asistencial buscando atenciones médicas, al igual que pobladores de la colonia Manduarã, del distrito de Yasy Cañy.

Los dirigentes de Táva Jopói anuncian que endurecerán las medidas de fuerza en los próximos días con el objetivo de que se concluya la obra.

PRIORIDADES. Respecto a las prioridades durante su gestión, Acuña mencionó que aparte de las APS se enfocará en la construcción del gran Hospital Regional de Curuguaty. De hecho, ya realizó el pedido, ni bien asumió, por ser una necesidad urgente para el departamento.

“Ahora entró en estudio el proyecto, está en etapa incipiente, pero no queremos perder el tiempo”, enfatizó.

Ambulancias
Con respecto a las ambulancias que poseen estos puestos de salud de Canindeyú, el director regional Neri Acuña dijo que se reunió con los intendentes y quedaron en que los móviles deben estar indefectiblemente en los puestos. “Me comentaron que tienen algunas ambulancias en las municipalidades, pero desde la reunión todas estarían en los puestos, y el único requisito para que salgan esas ambulancias sería la orden del médico que diga que se necesita trasladar al paciente”, aseguró.Mencionó que al igual que en otros departamentos, tiene conocimiento de “algunos conflictos de vecinos”, pero que no permitirá que afecten el trabajo, “hay cuestiones políticas en las que no deberíamos meternos”.

Dejá tu comentario