País

Suspenden a bares de San Ber y Asunción por violar restricciones

CONTROLES. Intervienen locales nocturnos por funcionar fuera de horario permitido en decreto. ESCAPE. Tras la llegada de agentes municipales y la policía, algunos clientes huyeron como pudieron.

La noche en pañales y el Covid-19 al acecho. El relajamiento social –entre música, tragos e incumplimiento de medidas sanitarias– continuó hasta la madrugada del domingo en varios locales nocturnos de Asunción y San Bernardino, principalmente.

Inclusive, a medida que se aproximaba la medianoche, la concurrencia se intensificó en algunos bares, haciendo caso omiso al decreto presidencial que restringe la circulación de cero horas hasta las 05:00 y la venta de bebidas alcohólicas solo hasta las 22:00.

ENTRETELONES

Varios de estos sitios públicos en la capital del país y en la capital del verano fueron intervenidos principalmente por el funcionamiento fuera del horario permitido, además de presentar aglomeraciones.

No faltaron los enfados de los concurrentes contra los agentes policiales durante el operativo. Unos se hacían de los desentendidos por no usar tapabocas; otros emprendieron una apresurada huida (como podían). Como una señora que intentó pasar desapercibida y saltó un cerco para escapar de la policía. Para su desventura, un agente la estaba filmando e incluso en voz alta le solicitó volver al local intervenido. Esto ocurrió en San Bernardino.

En esta ciudad fueron suspendidas las actividades de tres locales: El Fabriquero, Mundo Long y Tao Bar. En Asunción funcionarios municipales realizaron intervenciones en sitios como Manzana T de Villa Morra, Die Mannschaft del barrio Carmelitas, en la madrugada del domingo. El sábado intervinieron: Bar Constitución, Las 3 Calacas, Ámsterdam y un local en Campos Cervera y Roque G. de Santa Cruz, cuyo nombre no dieron a conocer.

El incumplimiento de medidas sanitarias, Ley N° 716 en su Artículo 10, establece sanciones con 6 a 18 meses de penitenciaría o multas de 100 a 500 jornales.

SAN BERNARDINO

Si bien se registraron aglomeraciones en algunos locales, en la mayoría de los establecimientos gastronómicos se notó una baja concurrencia en la noche del sábado, a diferencia del fin de semana pasado y de veranos anteriores. Este año más que copar estos sitios nocturnos, según denuncias realizadas a esta hoja, lo que persisten principalmente en San Bernardino son las fiestas clandestinas en casas privadas, sobre todo, desde el inicio de la temporada veraniega.

Otras malas prácticas que siguen vigentes, añaden, es el traslado masivo de jóvenes en carrocerías de camionetas de alta gama, por trayectos concurridos, y la falta de uso de casco por parte de motociclistas y conductores alcoholizados.



Infracciones
Desde el 3 hasta 9 de enero, la Patrulla Caminera realizó más de 8.500 alcotest, resultando un total de 471 conductores en estado etílico. El Departamento Central registra nuevamente la mayor cantidad con 263 positivos. La cifra de vehículos demorados por infracciones varias es de 607.

Dejá tu comentario