Deportes

Sin improvisaciones jugó mejor

 

Guaraní fue protagonista, tuvo la iniciativa, supremacía sobre el rival y todo esto acompañado por un notorio cambio de actitud, con relación a los nueve partidos anteriores.

El cambio de timón trajo consigo todo eso, más el ordenamiento de las piezas. No hubo improvisaciones.

El Guaraní de Gustavo Florentín se presentó en Dos Bocas con andar dinámico, ambicioso en su propuesta y tratando de intimidar al rival, pisando campo antagónico con mucha gente. Propuesta válida, pero que requiere de contundencia para ser efectiva.

En el primer tiempo, Santaní, pese a ser superado en la tenencia del balón, generó la misma cantidad de jugadas propicias para convertir. Toledo tuvo un mano a mano con Nacho Don y Báez estrelló el balón en el travesaño.

No cambió la temática del juego en el complemento. Los locales dominando, los visitantes defendiendo cada vez más cerca de Arévalos.

Cuando parecía que la ansiedad y falta de contundencia le iban amargar la noche al Aurinegro, Gaona Lugo rompió líneas en velocidad y sirvió el gol a Epifanio García.

Dejá tu comentario