Política

Siguen los escraches contra Miguel Cuevas y Enrique Bacchetta

 

Los integrantes del grupo Ciudadanos Autoconvocados Comisión Escrache (CACE) continúan con las manifestaciones en contra de los políticos. En este sentido, ayer al mediodía estuvieron frente a la Fiscalía de Delitos Económicos y Anticorrupción exigiendo la imputación del presidente de la Cámara de Diputados, Miguel Cuevas.

Recordemos que el titular de la Cámara Baja está siendo investigado por enriquecimiento ilícito y lesión de confianza, pero la Fiscalía no lo ha imputado hasta el momento. “Estuvimos a la mañana exigiendo la imputación de Miguel Cuevas. Si el Ministerio Público no tiene el valor suficiente para imputarlo, que desestimen la causa”, se quejó María Esther Roa, de CACE.

Recordó que la reapertura de la causa contra Cuevas se ordenó en setiembre del año pasado, pero hasta ahora el proceso no termina de consolidarse. “El doctor (Luis) Piñánez (fiscal del caso) refiere que citó para declaración testimonial a varios, que sigue con las diligencias, siempre tiene una excusa para no imputar, al final es una falta de valentía”, indicó Roa.

Señaló que la Comisión Escrache pretendió, en un principio, respaldar el trabajo de la Fiscalía y se preocupó de solicitar mayor apoyo a la Unidad de Delitos Económicos y Anticorrupción, pidiendo ampliaciones presupuestarias para este departamento y su modernización, pero hasta ahora no ven los resultados de un mejor trabajo.

“Esto es rentable para los políticos corruptos. Cuando se da esta falta de la fiscala general del Estado, cuando no hay voluntad, todo está diseñado para seguir con la impunidad”, cuestionó Roa.

JEM. Por otro lado, el grupo se manifestó más tarde, desde las 14.00, frente a la sede del Jurado de Enjuiciamiento de Magistrados (JEM), cuyo presidente es el senador colorado oficialista Enrique Bacchetta, para exigir su renuncia. También hubo hurreros del legislador, que se retiraron luego de un par de horas de manifestación.

Recordemos que se solicita la renuncia de Bacchetta porque consideran que amedrenta a quienes procesan a políticos. De hecho, publicó en su cuenta de Twitter que es una “injusticia” el proceso que lleva adelante el Ministerio Público contra el diputado Ulises Quintana. El tuit despertó la indignación de gremios de jueces, abogados y fiscales, ya que fue una clara muestra de influencia política al interior de la Justicia y un mensaje de amenaza contra las personas que procesen a políticos, nada más y nada menos que de parte del titular del órgano que se encarga de juzgarlos.

Bacchetta estuvo en la sede del JEM hasta horas de la noche, porque no se animaba a salir y ser escrachado, según María Esther Roa.

Dejá tu comentario