Política

Siete países usan urnas electrónicas y siete las prohíben

 

Un total de siete son los países que utilizan plenamente en sus procesos electorales las urnas electrónicas, así como también otros siete países tienen totalmente prohibido por ley o su implementación se encuentra paralizada.

La Cámara de Senadores estudia hoy legislar para implementar este sistema en el país, tanto en las elecciones internas como las generales, pero organizaciones como Tedic, advierten de sus peligros y hablan de experiencias de fraudes posibles con este sistema.

Los países que utilizan actualmente el voto electrónico son: Brasil, India, Estonia, Venezuela, Filipinas, Bélgica y Estados Unidos, aunque este último lo hace de manera parcial.

Por otro lado, los países que tienen prohibido usar este sistema son: Reino Unido, Alemania, Finlandia, Holanda, Irlanda, Kazajistán y Noruega.

Así como Paraguay, existen unos veinte países que se encuentran en proceso de implementación o estudio del uso del voto electrónico, o que utilizan parcialmente este sistema.

En este grupo podemos mencionar a Argentina, Australia, Canadá, Colombia, Ecuador, Emiratos Árabes Unidos, España, Francia, Guatemala, Irak, Italia, Japón, México, Mongolia, Namibia, Panamá, Perú, Rusia y Suiza, según un estudio realizado a fines del año pasado por el Gobierno Vasco.

Experiencias. Un análisis realizado por la organización no gubernamental Tedic relata experiencias, como la de la República Democrática del Congo (RDC), donde se utilizó el sistema de urnas electrónicas con emisión de papeletas, tal como se estudia implementar en Paraguay.

La citada elección ponía en puja un posible cambio de gobierno después de 18 años, y una boca de urna realizada por la Conferencia Episcopal Nacional del Congo (Cenco), con unos 40.000 observadores en todo el país dio como ganador al candidato opositor.

Sin embargo, el resultado de las elecciones con el sistema mencionado arrojó como ganador al candidato oficialista, lo cual generó serias dudas sobre el proceso.

Otra experiencia señalada es la ocurrida en Filipinas en el 2017, donde el Departamento de Justicia filipino acusó a personal de SmartMatic (empresa de capital venezolano que vende tecnología a gobiernos para procesos electorales) y de Comelec (autoridad electoral en Filipinas) por haber intervenido en el sistema informático usado en las elecciones nacionales del 2016.

En el 2014, Francia aplicó el voto en línea, que los periodistas de Metronews demostraron lo fácil que era romper el sistema cuando votaron varias veces con diferentes nombres.

El caso de Corea del Sur es un ejemplo positivo señalado en relación con el uso de la tecnología para imprimir papeletas de transmisión de resultados y conteo, pero no para la emisión del voto.

Y, finalmente, el caso más emblemático es el de EEUU, donde se acusó y se investiga una supuesta influencia rusa en los comicios donde ganó Donald Trump.

El propio titular del Tribunal Superior de Justicia Electoral (TSJE), Jaime Bestard, habló de las vulnerabilidades del sistema. El costo de alquiler de equipos también es alto, unos USD 85 millones.

Dejá tu comentario