Mundo

Senado brasileño aprueba polémica ley contra fake news en plena crisis

En medio de la crisis política y sanitaria por el Covid-19, el Senado de Brasil aprobó una controvertida ley contra los fake news cuestionada por el Gobierno y defensores de la libertad de expresión.

El Senado brasileño aprobó un proyecto de ley contra las falsas informaciones, que genera resistencias tanto en el gobierno de Jair Bolsonaro como en las plataformas de internet y entre defensores de la libertad de expresión y la privacidad.

El proyecto, que aún debe ser discutido y probablemente modificado en la Cámara de Diputados, fue aprobado la noche del martes por 44 votos a favor y 32 en contra, en una sesión virtual debido a la pandemia de coronavirus.

El propio Bolsonaro amenazó con vetarlo. “Pienso que la Cámara difícilmente lo aprobará. Pero si lo hiciera, nos quedará la posibilidad de vetarlo”, afirmó el mandatario ultraderechista ayer a la prensa brasileña.

POLÉMICA. Entre los puntos de mayor controversia figura la exigencia de que las plataformas mantengan a disposición del Poder Judicial, durante tres meses, los registros de encaminamientos de mensajes masivos, con la identificación de sus remitentes.

Otro punto del proyecto de la Ley Brasileña de Libertad, Responsabilidad y Transparencia en Internet obliga a los proveedores a abrir el acceso remoto a sus bancos de datos para atender órdenes judiciales. También se prohíbe la creación de robots (cuentas automatizadas). Las plataformas digitales que incumplan esas normas podrán ser multadas con hasta un 10% de su facturación anual en Brasil.

Facebook, Google, Twitter y WhatsApp afirmaron, la semana pasada en una nota conjunta, que ese proyecto de ley “confronta el derecho fundamental a la privacidad y a la protección de datos, abriendo espacio para abusos”.

Para el senador Alessandro Vieira, del partido Cidadania (centro-izquierda), relator del proyecto, este pretende “fortalecer la democracia y reducir la desinformación y el engaño mediante el combate a informaciones falsas o manipuladas en las redes sociales”.

Así, agregó, se facilitará “la exclusión inmediata de contenidos racistas o que amenacen a niños o adolescentes”.

El diputado Eduardo Bolsonaro, hijo del jefe de Estado, denunció en cambio un proyecto de “censura”. También en la izquierda surgieron críticas, como la de la ex diputada comunista Manuela d’Avila.

“Soy una de las mayores víctimas de fake news en Brasil. Quiero combatir la industria de las fake news de verdad. Descubrir quién financia esa bajeza. Pero no será con un ambiente de vigilancia general que resolveremos ese problema”, tuiteó.

conflictos. El presidente de la Corte Suprema de Brasil, José Antonio Dias Toffoli, reafirmó ayer el papel “estabilizador” de la Justicia frente al poder político, en una aparente alusión al conflicto de ese tribunal con el Gobierno del Bolsonaro. Según Dias Toffoli, la Corte ejerció ese papel tanto en la lucha por la pandemia del coronavirus, como en diversos fallos dictados en favor “de la democracia” y el “orden político” que “establece y garantiza la Constitución” brasileña. En los últimos meses, el tribunal y el Gobierno de Bolsonaro tuvieron conflictos permanentes, que pasaron tanto por las medidas sanitarias como por otros frentes, más vinculados a asuntos políticos.


Más de 60.000 muertes
Brasil superó ayer las 60.000 muertes por coronavirus, sin que la curva de contagios y decesos dé señales de aminorar, informaron fuentes oficiales. Según el ministerio de Salud, hubo en las últimas 24 horas 46.712 casos nuevos y 1.038 óbitos, con lo cual la cifra de contagiados llega a 1,44 millones y el de fallecidos a 60.632. Brasil es el segundo país del mundo más castigado por el coronavirus, apenas por detrás de EEUU y continúa posicionándose como uno de los focos globales de la pandemia y el principal epicentro del Covid-19 en Latinoamérica. EFE y AFP

Dejá tu comentario