13 abr. 2024

Se destapa nuevo escándalo sexual en la Iglesia Católica

El arzobispo de Asunción, monseñor Edmundo Valenzuela, suspendió al presbítero Mario Riveros Guerrero, cura de la parroquia Nuestra Señora Virgen del Carmen, por mantener supuestamente relaciones sexuales con otro hombre.

Filtrado.  La  feligresía accedió  a un material donde se lo ve al padre Mario Riveros (c) con otro adulto en paños menores.

Filtrado. La feligresía accedió a un material donde se lo ve al padre Mario Riveros (c) con otro adulto en paños menores.

La “situación de escándalo”, como la propia jerarquía eclesial asume, salió a luz justo en vísperas de la fiesta religiosa más importante del año, la beatificación de Chiquitunga.

Hasta las manos del arzobispo metropolitano llegó un video en el que se lo vería al padre Riveros protagonizando una relación íntima con una persona del mismo sexo.

Eso pasó el 14 de junio pasado y Valenzuela “actuó inmediatamente conforme a las normas canónicas”, indica un comunicado del Arzobispado emitido ayer.

Ese mismo día fue hasta la citada parroquia, ubicada en José Asunción Flores y 33 Orientales (detrás de Emergencias Médicas) y le exigió que renuncie a la vida sacerdotal. “Recibimos una información de un pecado que ha cometido contra el sexto mandamiento (“no cometerás actos impuros”).

En este caso es una relación sexual con una persona adulta. Inmediatamente monseñor fue junto a él, le pidió su renuncia y le suspendió ad cautelam hasta que termine la investigación”, comentó el presbítero Nelson Acosta, vicario judicial que tiene a su cargo dilucidar el caso.

Tiene dos meses para llevar a cabo las pesquisas pertinentes que se reducirán –según adelantó– a una entrevista con el religioso implicado.

Dijo que conversará con el padre Riveros, quien ya abandonó el templo y fue a hospedarse en su domicilio, en la ciudad de Itauguá, según informó Rocío Acosta, secretaria de la parroquia señalada. “A lo que más se expone es a una suspensión indefinida”, refirió el cura investigador.

Miembros de la comunidad parroquial accedieron a un video, donde se lo ve presuntamente al sacerdote manteniendo relación sexual con otro hombre. “Existen indicios muy fuertes de que existió ese pecado”, se limitó a responder el vicario judicial al ser consultado sobre las evidencias que llegaron hasta su poder.

Riveros fue secretario canciller del arzobispado, superior de Seminario Mayor, vicario pastoral de la Arquidiócesis y cuenta con rango honorífico de monseñor. Mientras dure su suspensión, está alejado de la Iglesia.