25 feb. 2024

Se debe impedir la prórroga del mandato de intendentes

En manos del presidente de la República se encuentra la decisión de vetar o promulgar el proyecto sancionado en el Congreso, por el cual se extenderá el mandato de los actuales intendentes y concejales hasta el 2026. El argumento a favor señala que el periodo municipal 2015-2020 fue extendido debido a la crisis sanitaria por la pandemia. La prórroga, sin embargo en la actualidad no se justifica y es inaceptable. Es por demás evidente que intendentes y concejales con buena gestión no deberían temer no ser reelectos.

Debido a la crisis sanitaria por la pandemia del Covid-19, y porque no estaban dadas las condiciones para realizar un proceso electoral, el periodo municipal 2015-2020 había sido extendido hasta el año 2021, y debido a esta decisión política, intendentes y concejales permanecieron seis años en sus cargos.

Ahora, y con el argumento de que existe “desigualdad perjudicial al equilibrio democrático del tiempo de duración del mandato entre uno y otro periodo de autoridades municipales, dejando a los actuales con un periodo más corto”, se pretende ampliar por un año el periodo de mandato.

Otro de los argumentos que sostuvo el proyecto de ley señala que esto traerá incumplimientos en la conclusión de proyectos a ejecutarse; y además, que el artículo 250 del Código Electoral prevé que las autoridades municipales deben cumplir un periodo de cinco años.

La decisión está en manos del presidente Mario Abdo Benítez. La Asesoría Jurídica de la Presidencia tiene tiempo hasta el próximo lunes 21. Sin dudas la presión política para Abdo Benítez es enorme, ya que sumado al polémico tema se debe considerar que nos encontramos en periodo electoral, y en medio de unas encarnizadas internas partidarias en la ANR, donde varios de los intendentes están trabajando para apoyar a la dupla presidencial del oficialismo.

Desde el Tribunal Superior de Justicia Electoral (TSJE) se han alzado ya las voces que piden el veto presidencial del proyecto. Uno de los voceros de esta postura fue Cristhian Ruiz, director de Financiamiento Político del TSJE, quien había anunciado el pedido de veto del proyecto de ley que está en el Poder Ejecutivo. Explicó que la postura del organismo electoral ya había sido remitida a la Comisión de Asuntos Constitucionales del Senado en meses anteriores. Dentro de los puntos más relevantes se mencionaba la necesidad de observar los artículos 2 y 3 de la Constitución Nacional, que hablan sobre la soberanía y el poder público.

El artículo 2 señala que la soberanía nacional reside en el pueblo, que no se ejerce a través de los mecanismos establecidos por la Constitución, y el artículo 3, que el pueblo es el que ejerce el poder público a través del derecho del sufragio.

Los intendentes electos por votos electorales tienen cinco años de mandato para el cumplimiento de sus funciones; y, de ser promulgada la nueva propuesta de ley, esto cambiaría y serían en total seis años de mandato.

Considerando todos los argumentos expuestos por ambas posiciones, se debe decir que sin dudas no corresponde alargar el mandato de intendentes y concejales. No se puede dejar de lado el hecho de que el precedente de la decisión tomada durante la pandemia del Covid-19 era exactamente eso, una excepción durante una situación particular e infrecuente, como efectivamente fue la pandemia que afectó a toda la humanidad, y que en el Paraguay tuvo un gran impacto no solamente a nivel de la economía, sino particularmente a nivel de la salud pública y la pérdida de vidas.

Finalmente, no se debe soslayar el sentir popular, la opinión de los ciudadanos. Como bien ha quedado expresada en la serie de reportajes publicado por este diario, En deuda con la ciudad, los pobladores de Asunción y de las ciudades del área metropolitana no están satisfechos con la gestión que se ha llevado en sus municipios; y reclaman la solución de los problemas que viven cotidianamente en sus barrios: calles en mal estado, el problema de la basura, la falta de desagüe pluvial, falta de espacios verdes y recreación, entre otros. Los políticos no deben olvidar que es el pueblo el que ejerce el poder público a través del derecho del sufragio.

Más contenido de esta sección
El mandatario decidió crear el fondo nacional de alimentación escolar esperando un apoyo total, pues quién se animaría a rechazar un plato de comida para el 100% de los niños escolarizados en el país durante todo el año.
Un gran alivio produjo en los usuarios la noticia de la rescisión del contrato con la empresa Parxin y que inmediatamente se iniciaría el proceso de término de la concesión del estacionamiento tarifado en la ciudad de Asunción. La suspensión no debe ser un elemento de distracción, que nos lleve a olvidar la vergonzosa improvisación con la que se administra la capital; así como tampoco el hecho de que la administración municipal carece de un plan para resolver el tránsito y para dar alternativas de movilidad para la ciudadanía.
Sin educación no habrá un Paraguay con desarrollo, bienestar e igualdad. Por esto, cuando se reclama y exige transparencia absoluta en la gestión de los recursos para la educación, como es el caso de los fondos que provienen de la compensación por la cesión de energía de Itaipú, se trata de una legítima preocupación. Después de más de una década los resultados de la administración del Fonacide son negativos, así como también resalta en esta línea la falta de confianza de la ciudadanía respecto a la gestión de los millonarios recursos.
En el Paraguay, pareciera que los tribunales de sentencia tienen prohibido absolver a los acusados, por lo menos en algunos casos mediáticos. Y, si acaso algunos jueces tienen la osadía de hacerlo, la misma Corte Suprema los manda al frezzer, sacándolos de los juicios más sonados.
Con la impunidad de siempre, de toda la vida, el senador colorado en situación de retiro, Kalé Galaverna dijo el otro día: “Si los políticos no conseguimos cargos para familiares o amigos, somos considerados inútiles. En mi vida política, he conseguido unos cinco mil a seis mil cargos en el Estado...”. El político había justificado así la cuestión del nepotismo, el tema del momento.
A poco más de dos semanas del inicio de las clases en las instituciones educativas oficiales, nos encontramos frente a un desolador y conocido panorama: el abandono de las escuelas públicas. En un rápido recorrido de UH por algunos establecimientos se comprueban pisos hundidos, techos con goteras, letrinas en vez de baños, sin acceso a energía eléctrica o agua potable. Ese es precisamente el estado de la educación pública en el Paraguay, un país desigual que les niega las mínimas oportunidades a sus niños y jóvenes.