Política

Samaniego entregó documento falso

 

Un contundente informe de la Contraloría General de la República (CGR) señala diversas irregularidades en la ejecución de los proyectos financiados con recursos del Fonacide por parte de la Municipalidad de Quyquyhó, Departamento de Paraguarí, en el año 2015, durante la gestión del entonces intendente Esteban Samaniego, actual diputado de Colorado Añetete.

No obstante, el avance en la investigación del Ministerio Público es casi nulo, a más de dos años de la denuncia, que se cumplió en marzo, por un millonario faltante en la comuna. Las varias chicanas a las que recurrió el legislador para dilatar el caso, como una serie de recusaciones, terminaron en el cambio de la fiscala que inició el proceso, Marlene González, y a fin del 2019 quedó a cargo el agente Luis Said, que tampoco formuló imputación alguna.

El informe de la Contraloría indica, entre una de las falencias, que la empresa BH Service SRL, contratada por un monto de G. 66.500.000, no estaba habilitada para realización de obras, pero se encargó de la construcción de un baño en la escuela Don Sixto Samaniego, según el llamado; no obstante, la autorización del Ministerio de Educación y Ciencias (MEC) fue para mantenimiento y reparación de sanitarios ya existentes. Además, no se llevó a cabo la comunicación a la Dirección Nacional de Contrataciones Públicas (DNCP).

Bajo las mismas condiciones, esta empresa fue adjudicada para la construcción de una cocina comedor en la escuela Fulgencio Yegros por valor de G. 135.500.000, pero, como una de las más graves irregularidades, la Contraloría halló que la Municipalidad de Quyquyhó presentó una autorización del MEC no auténtica.

El documento era de fecha 4 de mayo del 2015, pero la obra comenzó el 31 de marzo del 2015, por lo que carece de validez. Igualmente, añade el informe de la Contraloría, en la autorización del MEC para la cocina comedor se visualizan las mismas características y número de expediente que la autorización para la construcción del baño. “Dichas autorizaciones, llamativamente, solo varían en el cuadro donde exponen a la escuela beneficiada y los trabajos autorizados, por lo que ante dicha circunstancia también se presume su invalidez”, concluye.

BH Service fue adjudicada nuevamente para adquisición de equipo de cocina por más de G. 54 millones, faltando una serie de documentos para que sea regular el proceso. Se le pagó asimismo más de G. 65 millones para reparación y mantenimiento de baño en la escuela Fulgencio Yegros, sobrepasándose el monto del anticipo establecido por el contrato. Se presentó una vez más una autorización del MEC no auténtica.

Otra empresa, SE Soluciones Empresariales, recibió G. 20 millones para fiscalización y certificación de obras en las dos escuelas citadas, sin estar habilitada para el trabajo. Su factura presentaba diferencias con respecto al periodo de validez del timbrado, ya que en el documento se indicaba que el vencimiento era del 2016 y la SET, 2015, por lo que es inválida.

Dejá tu comentario