País

Ruta Luque-San Ber: Malezas y arena taponan desagües e inundan barrios

Vecinos de los barrios Tarumandy y Marín Ka’aguy, de Luque, dicen que el tramo asfáltico sepultó un cauce y tras cada lluvia sus casas quedan bajo agua. El MOPC admite falta de mantenimiento.

Malezas de todo tipo, ingente cantidad de basuras y arena arrastrada por el raudal taponan todo el sistema de desagüe construido, tanto debajo de un puente como en los canales que flanquean la ruta Luque-San Bernardino.

Mientras que desde el Ministerio de Obras Públicas y Comunicaciones (MOPC) se admite una falta de mantenimiento, por falta de presupuesto. Los vecinos de los barrios Tarumandy y Marín Ka’aguy, de Luque, acusan directamente que la obra estuvo mal encarada.

“Ese puente no funciona. Hicieron demasiado bajo y los tubos están todos tapados. Cuando llueve mucho me entra todo el agua en casa, antes no era así”, relata Aurelio García, quien dice haber nacido en Tarumandy hace 77 años.

Al menos 8 metros de boca posee en ambos lados el puente, que antes servía de frontera entre ambos barrios.

A simple vista se puede ver en el sitio que los tubos de desagüe quedaron sepultados por la tierra y los yuyales.

“Era una zanja antes y no teníamos problemas de raudales. Ahora el agua pasa todo por encima de la ruta, cada vez que llueve grande y entra todo acá y en toda la cuadra”, se queja don Aurelio, quien procura mantenerse a flote atendiendo con su esposa un almacén a la vera de la ruta.

“Este puente está totalmente taponado. Antes no era así porque corría el agua”, corrobora Francisco Colmán, mientras espera el colectivo bajo el hiriente sol del mediodía.

“Este era un cauce hídrico, ‘boscazo’ le decían. Si llueve mucho enseguida se inunda porque no corre el agua”, remarca al señalar que el arroyito nace a un costado de la ruta, cerca de un predio que pertenece a una propiedad privada.

“No sé por qué se cerró, era un arroyo que nace por ahí –apunta a un costado de la ruta–, cruzaba por debajo del camino y terminaba en el arroyo Jukyry”, comenta Francisco, del barrio Marín Ka’aguy.

Como el taponamiento se replica, por igual, en los canales que bordean la ruta, esto levanta toda la arena que se esparce por las calzadas del trayecto y la basura, que se amontona en las canaletas.

“Hay muchas cosas que lastimosamente no se hicieron bien. Este cauce ahora ya no tiene salida porque choca contra un cementerio. Cuando este arroyo se llena de agua con la lluvia, como no tiene más su curso natural, termina inundando la ruta”, cierra.

Después del puente, se inunda de agua. Antes no teníamos problema de raudal. El puente viejo era más alto. Aurelio García, vecino de Tarumandy.

Acá se cerraron muchos cauces hídricos, no sé por qué la Seam (por el Ministerio del Ambiente) no viene a intervenir. Francisco Colmán, vecino de Marín Ka’aguy.

Si está colmatado no va a correr bien el agua. Ese es uno de los trabajos que la empresa adjudicada tiene que hacer ahora. Carlos Casati, del MOPC.

MOPC promete mitigar colmatación de desagües
El Ing. Carlos Casati, jefe del Departamento de Conservación de Rutas del MOPC, dijo que esta semana irán a ver el estado de colmatación de los canales y tubos de desagüe que están debajo del asfalto. “Ese tubo colmatado se puede reparar y por lo menos así vamos a poder hacer correr el agua para mitigar”, aseveró al señalar que encomendará esa tarea a la Unidad de Puentes del MOPC. Admitió que el mantenimiento de rutas se dejó de hacer en agosto último por falta de fondos. Ahora está en camino una nueva licitación, dijo. “La empresa que se adjudica el mantenimiento de estos tramos debe mantener el pasto corto; que no haya arena en la banquina ni en la ruta y que los tubos que cruzan por debajo de la ruta estén limpios para que, en caso de lluvias, corra bien el agua”, apuntó.



Dejá tu comentario