Economía

Rodados, vestimenta y combustibles lideran una inédita caída de ventas

El sector comercio se contrajo en un 20% en abril de este año, un índice de retroceso nunca antes registrado desde que el Banco Central calcula la evolución de los negocios en el país.

La obligación de quedarse en casa para detener la propagación del Covid-19 en el país llevó a las familias paraguayas a reducir significativamente su necesidad y oportunidad de hacer compras, principalmente de aquellos productos relacionados con el traslado y la vida social.

Los últimos registros del Banco Central del Paraguay (BCP) revelan que los rubros de venta de vehículos, prendas de vestir y combustibles experimentaron los niveles de caída más pronunciados en su actividad de abril de 2020 –el mes de la cuarentena total–, en comparación con el mismo mes del 2019.

La variación en estos sectores osciló entre el -41,1% y el -55,4%, según las estadísticas del Estimador de Cifras de Negocios (ECN). Otros segmentos fuertemente golpeados fueron los de equipamiento del hogar y materiales de construcción, mientras que los supermercados y productos químico-farmacéuticos también se resintieron, aunque en menor medida (ver las infografías).

Únicamente los servicios de telefonía móvil lograron crecer en el cuarto mes del corriente año y en general el índice de ventas se retrajo en 19,9%, un nivel nunca antes registrado desde que la banca matriz calcula este indicador. Antes de este resultado, la caída más pronunciada correspondía a la de febrero del año 2009, de -13,7%.

El ECN vino marcando un robusto e ininterrumpido crecimiento desde julio de 2019, tras superar el difícil primer semestre que acompañó a los magros resultados de la producción sojera para cerrar el año con una expansión de 1,4%, por encima de la variación de 0% del producto interno bruto (PIB).

El comportamiento auspicioso se mantuvo hasta febrero pasado, pero el confinamiento impuesto desde marzo inmediatamente vertió sus efectos en el índice de las ventas; al cierre del primer cuatrimestre del corriente año, el ECN acumula ya una caída de 2,8% y el Banco Central espera que el PIB retroceda 2,5% al término de diciembre próximo.

Con respecto a los sectores, la consultora SEI Consulting Group –del analista Amílcar Ferreira– recoge las proyecciones del BCP para colocar a los hoteles y restaurantes como los que sufrirán el mayor impacto económico de la pandemia, con una contracción de 80% en su nivel de actividad en el 2020.

Los siguientes más golpeados terminarán siendo los servicios a los hogares, transporte y servicios a las empresas, con mermas de entre el 6,1% y el 8%.

La agricultura, los servicios gubernamentales y las telecomunicaciones, por su parte, saldrán “mejor parados” y lograrán resultados positivos.

Menos productos importados. Esta merma de compras, y su efecto en el consumo, también afecta a las importaciones que experimentaron una caída de alrededor de 20% en todos sus componentes –bienes de consumo, intermedios y de capital– al cierre de mayo pasado, según el BCP. Esta variación se debe tanto al cierre de fronteras y las consecuentes dificultades para el comercio exterior, como a la menor demanda interna que se visualiza a través de indicadores como el ECN.

En este terreno, la caída más fuerte se vio en el rubro de combustibles, con un bajón de 21,8%; le siguen los productos industrializados, con 19,9% menos de importaciones de enero a mayo de 2020, comparado con mismo periodo del 2019, mientras que los productos primarios y manufacturas de origen agropecuario reportaron disminuciones de 15,6% y 11,6%, respectivamente, en la adquisición de productos foráneos.

Embed

Embed


Merma de 50% registró Cadam
Al reabrir de nuevo el sector en la última semana de mayo, la importación de vehículos 0 km registró una caída de ventas en cuarentena a un promedio de 50%, según el vicepresidente de Cadam, Víctor Servín.
Solo el ámbito del campo demandó algunas maquinarias y se aspira a que el cierre de contratos por granos en junio-julio permita un mayor caudal de adquisiciones, lo mismo que los pagos de certificados en las obras viales, agregó.
“En estas semanas actuales se está notando un poco más de movimiento en los showroom de nuestra cadena”, especificó.
Dijo que grandes empresas como las asociadas a Cadam también están con urgencia de fondos especiales con tasas blandas.

Dejá tu comentario