País

Restos del buque vapor Paraguarí se llevarán al Arsenal de la Marina

 

A casi 150 años de la Guerra Grande, más de la mitad de la estructura hundida del emblemático buque vapor Paraguarí ya está en tierra. Entre el sábado y ayer cerca del 60% de la proa y las cuadernas (costillas) del vapor fueron sacadas del río Paraguay antes que el nivel de las aguas lo vuelvan a ocultar.

El arquitecto José Kronawetter, jefe de Obras Públicas del Ministerio de Obras Públicas, supervisó las tareas del rescate que adelantaron ante un nuevo ascenso del río. “Si la suerte nos acompaña y si el río Paraguay no sigue subiendo mucho, vamos a terminar de rescatar toda la estructura el viernes”, señaló.

Cerca del mediodía de ayer, los técnicos y los buzos posicionaron la plataforma para levantar parte del costillar del buque. Una vez retirado de las aguas, las piezas del centenario navío fueron trasladadas a un astillero privado, “por una cuestión práctica” ante la subida del río, según Kronawetter. El sitio está ubicado a dos kilómetros de la zona de Puente Remanso, donde reposa la histórica reliquia. “Para el miércoles o jueves ya estaríamos retirando lo que se encuentra en el lecho del río”, dijo el profesional.

Kronawetter informó que ya cuenta con el permiso para depositar los restos del buque en el Arsenal de la Marina. Ahí se procederá a limpiar y conservar las piezas para su posterior exposición al público. Esto durará más de tres meses.


El navío más lujoso de la Marina Paraguaya
El buque Paraguarí fue adquirido en 1862 por el Estado para uso comercial entre Asunción, Buenos Aires y Montevideo. En 1865 fue adaptado para la Guerra Grande, con cuatro bocas de fuego. Fue el más lujoso, con 28 camarotes cerrados, reunía todo el confort de los paquetes europeos de la época y podía admitir holgadamente hasta 150 pasajeros. Desarrollaba una velocidad de 12 a 14 millas por hora, movido a rueda y con un registro de trescientas toneladas, según la Armada Paraguaya.

Dejá tu comentario