País

Refugios permanentes para 10.000 familias costarán USD 10 millones

La Comuna capitalina recurrirá al Gobierno y entidades crediticias para construir estos albergues en predios militares y espacios públicos. Anuncian que contarán con todos los servicios básicos.

Para evitar efectos negativos de próximas inundaciones y asentar a ribereños que serán afectados por futuras obras costeras, la Comuna capitalina proyecta construir refugios modelos permanentes en distintos puntos de Asunción para un número de entre 8 mil y 10 mil familias, cuyo costo estimado es de USD 10 millones.

Ayer, los directores generales de Acción Social y de Gestión Ambiental de la institución municipal, Iván Allende y David Cardozo, respectivamente, realizaron un recorrido en barco por las costas anegadas de los bañados, lo que sirvió para dimensionar el drama de las crecidas, que expulsó a 10.086 familias de esos territorios.

Allende resaltó que esos refugios contarán con todos los servicios básicos como conexión a desagües cloacales, sistema de agua corriente, energía eléctrica, sanitarios, acceso a la educación y a la salud, fuentes de empleo y provisión de tres alimentos por día. Aclaró que todos estos componentes no están contemplados en lo que se gastará en materia de infraestructura.

Indicó que cada una de las casas para los beneficiarios demandará una inversión de G. 5 millones, donde se respetarán las normas internacionales de asistencia humanitaria de asegurar 45 metros cuadrados por persona para no tener la situación de hacinamiento que se da actualmente en los albergues, con un promedio de 28,5 metros cuadrados por evacuado.

Admitió que la Municipalidad de Asunción no cuenta con ese dinero, por lo que apelará al Gobierno y otras instancias de financiamiento para hacer realidad este objetivo, dejando en claro que con esto se superará en gran medida la erogación de USD 25 millones que demanda cada riada.

SITIOS. Sostuvo que la idea es aprovechar los albergues hoy habilitados para potenciarlos como refugios modelos permanentes, entre ellos el RC 4, el ex R. I. 14, el ex Copaco, el Comando de Viñas Cué y el Parque Caballero. “El río está bajando pero no bajará lo suficiente. Nos cruzaremos con la crecida que habrá entre junio y julio. Por debajo de los cinco metros hay 8 mil familias y en Bañado Tacumbú hay 2.600 familias que afectarán las obras costeras. Los refugios deben albergar a toda esa gente”, concluyó.

Embed

Crecida trae auge del negocio flotante
El entusiasmo para emprender desborda en el diminuto cuerpo de Juan Troche. La necesidad económica en el hogar obligó al niño a trabajar con sus apenas 11 años. Desde que la crecida del río Paraguay inundó los hogares de los bañados, el pequeño tomó los remos para sacar a flote un negocio, aprovechando la coyuntura de su entorno; y explota así el transporte fluvial.
Todos los días, Juan se instala con su bote, a lado de otras canoas, en un improvisado puerto del barrio Tablada; una esquina donde el agua empieza a ganar terreno.
Sus ojitos brillantes observan constantemente a los transeúntes intentando pescar entre ellos a algún pasajero.
Los traslados que realiza –comenta- son tanto de gente que se muda o visitantes que realizan un recorrido por la zona vulnerable.
“El precio es a voluntad. Lo que quieran pagar nomás. A veces G. 15 mil o a veces G. 20 mil”, expresa desde su bote mientras rema despacio y observa el agua turbia que cubre arterias, los patios, parte de las viviendas del sitio.
Dice que va por las tardes a la escuela y de mañana realiza el servicio de transporte fluvial como forma de ayudar a sus padres. Comenta que hay días buenos y días que no. No obstante, Juan no se rinde y decide remar contra toda adversidad.



Dejá tu comentario