País

Quejas ante un pésimo servicio de buses

 

El servicio que presta la empresa de transporte Trío Real, que explota la Línea 7 que realiza un recorrido interno por el barrio San Jorge, del municipio de Mariano Roque Alonso, genera todo tipo de quejas por parte de los usuarios a raíz del mal estado de las unidades, una parte en condición de chatarra y otras calificadas como sardinas.

Asimismo, la escasa frecuencia de los colectivos también se constituye en un factor de reclamo por parte de las personas que buscan salir cada día hasta la ruta Transchaco por motivos laborales, académicos o motivos particulares.

A esto se suman las malas condiciones en las que se encuentran las calles de este sector de la ciudad, con baches, malformaciones en el precario asfaltado y en los empedrados, así como acumulación de agua de lluvia o efluentes cloacales en diferentes sectores.

Reinaldo Meza, poblador de la zona y quien dijo que abordar en cada jornada uno de estos buses se convierte en un verdadero quebranto para toda la ciudadanía, atendiendo que no se sabe a ciencia cierta si estos vendrán a tiempo para que la gente pueda llegar a hora a sus respectivos compromisos.

Extraoficialmente se menciona que esta firma de transporte interna del municipio metropolitano sería propiedad de la intendenta Carolina Aranda, razón por la cual seguiría operando pese a las numerosas denuncias existentes sobre el servicio prestado y el mal estado de los ómnibus.

El intento por conocer la postura de la jefa comunal resultó infructuoso, atendiendo que no atendió el requerimiento de ÚH y una secretaria aseguró que la intendenta estaba ocupada y que devolvería la llamada, lo que no ocurrió.

Dejá tu comentario