26 may. 2024

Que la Justicia sea implacable contra los abusadores de niños

El abuso sexual infantil es uno de los crímenes más atroces y conlleva no solo el daño físico, sino también un gran perjuicio sicológico para las víctimas de este tipo de hechos. Más aún cuando la mayoría de los perpetradores pertenecen al entorno familiar. Las cifras en Paraguay son nuevamente alarmantes. El Estado debe articular y fortalecer las políticas públicas para la prevención y protección de la infancia ante este tipo de hechos deleznables. A los abusadores, que la Justicia les caiga con todo el peso de la ley.

Los números oficiales sobre abusos a menores siguen siendo alarmantes y muy graves atendiendo que también están aquellos casos no denunciados, conocidos como la cifra negra. Siete casos de abusos sexuales a niñas, niños y adolescentes por día registró la Fiscalía en los primeros tres meses, es decir unas 622 denuncias, pese a que se tuvo un leve descenso con respecto al año pasado en el mismo lapso, en que se registraron 691 casos. No obstante, el servicio de Fono Ayuda 147 del Ministerio de la Niñez y la Adolescencia tuvo un incremento de denuncias por abuso este año. En los primeros cuatro meses del año pasado se registraron 239 llamadas, en tanto en el primer cuatrimestre del 2022 los casos aumentaron a 350.

Esta situación nos muestra el rostro de una parte de una sociedad muy enferma que se aprovecha de niñas, niños y adolescentes vulnerables haciendo uso del poder de la fuerza y muchas veces de la dependencia de estos menores hacía sus agresores. La realidad es muy cruda cuando se informa que el 80% de este tipo de hechos punibles fueron cometidos por familiares o personas que circundan el entorno familiar. Es decir el enemigo está en la casa o cerca de ella y las potenciales víctimas están en peligro constante cuando un abusador reside en ella o circunda el lugar.

El gran daño que ocasionan a los menores es terrible, en su desarrollo físico y sicológico, su autoestima y su relación con las demás personas. Definitivamente, destruye su confianza hacia el entorno en que vive. Suelen ocurrir embarazos prematuros no deseados. El aislamiento de las niñas y la inasistencia a la escuela. Hay casos de revictimización en que el abusador vuelve a cometer los hechos chantajeando por años a la víctima.

También la comunidad en general debe estar alerta ante la más mínima detección de un caso de abuso y sin dudar hacer las denuncias, que es un paso clave para combatirlo. En ese sentido, los registros oficiales indican que las denuncias en mayoría fueron realizadas por miembros de la comunidad donde habita la víctima, ya sean vecinos o alguna tía.

En estos días fue lanzada la campaña #TodosSomosResponsables, por el Ministerio de la Niñez y la Adolescencia y apoyada por empresas y organizaciones. Se desarrolla en el marco del Día Nacional de Lucha contra el Maltrato, el Abuso Sexual y Laboral hacía Niñas, Niños y Adolescentes en Paraguay, que se recuerda cada 31 de mayo, en memoria de Felicita Estigarribia, la menor vendedora de mandarinas de Yaguarón, que a sus 11 años fue hallada sin vida con indicios de ser abusada sexualmente hace 18 años. La campaña concentra sus esfuerzos en desnaturalizar situaciones de abuso sexual, prevenirlo, sensibilizar sobre la necesidad de abordar los abusos como algo real, cercano y muy grave, que no puede seguir ocurriendo ni quedar impune y que la gente los denuncie. Este año la campaña le da un énfasis especial al abusador.

El Estado debe articular y consolidar las medidas de prevención y protección de los niños y el de un seguimiento al menor para su contención en un ambiente acorde a la situación que atraviesa. La educación, la prevención, la detección precoz y la formalización de la denuncia son relevantes para combatir la violencia contra los niños. Se deben redoblar esfuerzos en la aplicación de políticas públicas que trabajen también en el fortalecimiento integral de las familias, que es el ambiente donde lamentablemente ocurren los vejámenes. Por ello es que la articulación de instituciones del Estado con la sociedad civil adquiere gran relevancia.

Por otro lado, la Justicia debe ser implacable con los abusadores y caer sobre ellos con todo el peso de la ley. Si hay pruebas contundentes, no debe vacilar en castigarlos con toda la fuerza que se merecen.

Más contenido de esta sección
Mientras el ex diputado colorado Juan Carlos Ozorio opera para obtener una medida sustitutiva a la prisión, la Cooperativa San Cristóbal, de la que fue presidente, siente las devastadoras consecuencias de haber sido una entidad a través de la cual, presuntamente, se puso en circulación el dinero proveniente del tráfico ilegal de drogas. Perdió la confianza y a miles de socios. Es un ejemplo de lo que les sucede a las instituciones cuando falta fiscalización. Si no mejoran los controles, este caso se volverá a repetir, con los mismos funestos resultados.
El hecho de que la mayoría oficialista del senado haya retrocedido en la barbaridad cometida cuando devolvió fueros a senadores previamente desaforados que están siendo investigados por la Fiscalía, puede verse como que enmendaron un error. Sin embargo, una acción que significó el atropello a la Constitución Nacional no debe quedar impune. Los 23 senadores que votaron por devolverle los fueros a Erico Galeano, Hernán Rivas y Rafael Filizzola, deben ser investigados, pues en un estado de derecho nadie está por encima de la ley.
Hace unos días, fue intervenida una estancia en Fuerte Olimpo, Alto Paraguay, y en el lugar fueron detenidas diez personas de cuyo poder incautaron fusiles AR47 y una avioneta Cessna, además descubrieron una pista clandestina que habría pertenecido a la estructura liderada por el supuesto narcotraficante uruguayo Sebastián Marset y al presunto líder de tráfico de drogas, Miguel Ángel Insfrán, alias Tío Rico. Resulta insostenible la falta de control del espacio aéreo nacional, ante la impasividad o complicidad de las autoridades.
Aproximadamente, unos 1.300.000 niños y adolescentes paraguayos retornaron a clases en los establecimientos educativos públicos hace unos días, y el escenario que hallaron muchos de ellos ha sido el de una infraestructura deficiente y precariedades. A pesar de que la Constitución Nacional consagra el derecho a la educación, frente a la realidad a la que asistimos, parecen apenas palabras vacías de significado debido a la ceguera de nuestros líderes políticos para anteponer los intereses de la mayoría y apostar por el presente y el futuro del país.
El acceso de los niños a alimentos adecuados y saludables es esencial para garantizar su bienestar físico, intelectual y social. Los programas de alimentación escolar han formado parte de la política educativa desde hace más de un siglo y permanecen en la actualidad, independientemente del nivel de desarrollo de los países y de los ingresos de los hogares. Pero en todos los países el programa se ha planteado de manera integral y tiene alto consenso social. Paraguay no puede ser una excepción. Los cambios planteados solo generaron conflictividad, a la vez de que no garantizarán mejoras sustanciales.
Los agricultores familiares producen la mayor parte de los alimentos frescos y sanos, diversificados y culturalmente apropiados. Generan oportunidades de empleo agrícola y no agrícola, y ayudan a las economías rurales a crecer. La agricultura familiar preserva y restaura la biodiversidad y los ecosistemas, y utiliza métodos de producción que pueden ayudar a reducir o evitar los riesgos del cambio climático. La agricultura familiar es fundamental para mantener la capacidad adquisitiva de los ingresos de todas las familias y para reducir la pobreza en el sector rural. Dejarla en el abandono es poner un obstáculo al crecimiento sostenible, al bienestar de los hogares y al desarrollo del país.