Mundo

Protestas polarizan Brasil y la pandemia está fuera de control

 

Simpatizantes y detractores del presidente de Brasil, el ultraderechista Jair Bolsonaro, protestaron por tercer domingo consecutivo en varias ciudades del país, en plena escalada de tensión entre los tres poderes y con la pandemia del coronavirus descontrolada.

Esta nueva jornada de manifestaciones llega en un momento en el que Brasil es el segundo país con más muertes (43.332) y contagios (867.624) por Covid-19 después de Estados Unidos, y con la mayoría de estados y municipios centrados en una arriesgada reapertura de sus actividades, con las populosas São Paulo y Río de Janeiro como las regiones más afectadas.

Los contrarios a Bolsonaro, reunidos en torno a movimientos sociales, antifascistas y antirracistas, marcharon en São Paulo contra la “política genocida” del mandatario durante la emergencia sanitaria y su retórica “autoritaria”.

Los seguidores del líder ultraderechista, quien sostiene que el Covid-19 es una “gripecita” y asegura tener de su lado al “pueblo” y las Fuerzas Armadas, volvieron a pedir en Brasilia el “cierre” del Parlamento y el Congreso, y una “intervención militar”.

Estas protestas elevan la polarización en este país de 210 millones de habitantes que lidia al mismo tiempo con una crisis sanitaria, otra política y una económica de efectos aún inconmensurables.

Bolsonaro mantiene un pulso con los poderes Legislativo y Judiciario, que han suspendido o matizado algunas de sus más polémicas medidas, entre ellas.

EN LOS CUARTELES. Unos pocos centenares de simpatizantes del jefe de Estado se congregaron en la sede del Comando General del Ejército, en Brasilia, con pancartas como “SOS Fuerzas Armadas”, “Intervención militar con Bolsonaro en el poder” y “Nueva alianza anticomunista”.

En las manifestaciones de este domingo no fue posible mantener el distanciamiento social recomendado por las autoridades sanitarias.


Investigación
El presidente de Brasil, Jair Bolsonaro, es investigado por la Fiscalía por supuestas injerencias ilegales en la Policía Federal y afronta otro caso en la Justicia Electoral. Además, investigará los casos de invasiones a hospitales para pacientes con Covid-19, práctica incentivada por el mismo presidente.

Dejá tu comentario