Mundo

Primer ministro etíope gana Nobel de la Paz por culminar crisis con Eritrea

El Comité Nobel noruego destacó la motivación del premio que, desde que asumió el puesto en abril de 2018, Ahmed negoció un acuerdo de paz y aceptó las fronteras fijadas en 2002.

El Nobel de la Paz premió ayer los esfuerzos del primer ministro etíope, Abiy Ahmed, por la paz y la cooperación internacional y por su iniciativa decisiva para resolver el conflicto fronterizo entre su país y Eritrea.

El Comité Nobel noruego destacó en su motivación del premio que, desde que asumió el puesto en abril de 2018, Ahmed reanudó las conversaciones con Eritrea, negoció un acuerdo de paz y aceptó las fronteras fijadas por una comisión internacional en 2002. El galardón reconoce además el papel del presidente eritreo, Isaias Afwerki, que agarró la mano extendida por Ahmed, y de todos los actores que trabajan por la paz y la reconciliación en Etiopía y en las regiones del este y noreste de África. El jurado destaca el papel clave jugado por Ahmed en otros procesos en la región, como la normalización de las relaciones diplomáticas entre Eritrea y Yibuti, la disputa entre Kenia y Somalia por los derechos sobre un área marítima y las negociaciones entre gobierno y oposición en Sudán.

Ahmed impulsó reformas importantes en Etiopía, el segundo país más poblado del continente y la mayor economía del este de África, entre las que el comité menciona el fin del estado de emergencia, la amnistía a miles de presos políticos, la legalización de partidos opositores y el compromiso de celebrar elecciones. El popular líder etíope, de 43 años, recibió críticas no obstante por no solucionar algunos problemas de raíz, como la falta de federalismo y las tensiones étnicas, que hicieron de Etiopía el país con más nuevos desplazados del mundo.

El Comité Nobel noruego admite en el fallo que quedan muchos retos por resolver y mucho trabajo que hacer, aludiendo directamente al conflicto étnico y a los ejemplos preocupantes ocurridos en los últimos meses. “No hay duda de que alguna gente pensará que el premio de este año ha sido concedido demasiado pronto. Pero el Comité Nobel noruego cree que es ahora cuando los esfuerzos de Abiy Ahmed merecen reconocimiento y necesitan un impulso”, resalta la motivación.

La presidenta del Comité Nobel Noruego, Berit Reiss-Andersen, encargada de anunciar el ganador, reiteró esa idea y reconoció que, aunque es debatible si el premio llega muy pronto, Ahmed hizo ya muchas cosas para convertir a su país en una democracia. “Roma no se hizo en un día y ni la paz ni el desarrollo democrático se podrán alcanzar en un corto período de tiempo”, afirmó Reiss-Andersen.

La elección de Ahmed no despertó controversia en Noruega y la mayoría de partidos y organizaciones no gubernamentales consideraron merecido el premio, para el que sonaba estos días como uno de los grandes favoritos, junto a la activista medioambiental sueca Greta Thunberg y el líder indígena brasileño Raoni Metuktire. La inspiradora del movimiento global FridaysForFuture (Viernes por el Futuro) se habría convertido a sus 16 años en la ganadora más joven del Nobel, superando a la paquistaní Malala Yousafzai, que lo logró en 2014 a los 17 años, un año después de sonar como la gran favorita.


África se llena de elogios ante el galardón a Abiy Ahmed
Presidentes y jefes de Estado a lo largo y ancho del continente africano felicitaron ayer al primer ministro etíope Abiy Ahmed, tras ganar el Premio Nobel de la Paz por sus esfuerzos para resolver el conflicto fronterizo con la vecina Eritrea, según detalló la Academia noruega. “Sus históricos esfuerzos encaminados a construir la paz han dado al mundo esperanza en un momento en que más que nunca se necesita liderazgo”, afirmó el presidente de la Comisión de la Unión Africana, Moussa Faki Mahamat. La presidenta de Etiopía desde octubre de 2018, Sahle-Work Zewde, única mujer que ocupa el puesto en África, aprovechó para instar a todos los etíopes a seguir trabajando por la paz en el resto del continente.

Dejá tu comentario