Mundo

Preocupación por el frenazo de la economía brasileña

 

El optimismo sobre la economía de Brasil se ha desinflado en los últimos meses bajo la Presidencia de Jair Bolsonaro y sus anímicos indicadores han vuelto a despertar el fantasma de la recesión.

La actividad económica cerró en negativo durante el primer trimestre del año, según anticipó el Banco Central con un indicador considerado como una “previa del PIB“, lo que ha intensificado temores sobre la ralentización de la economía.

El resultado refleja el mal desempeño de diversos sectores durante los tres primeros meses del año: los servicios acumularon una bajada de un 1,7%, mientras que la industria sufrió una dura caída del 2,2% como consecuencia del desastre en la mina de Brumadinho.

“El problema es que no hay inversión, el desempleo continúa elevado –con más de 13 millones de parados– y hay una caída de la renta per cápita. Todo eso tiene que ver con las expectativas sobre el futuro de la economía“, explicó a Efe el economista e investigador de la Fundación Getulio Vargas (FGV), Claudio Considera.

Las expectativas sobre la retomada del vuelo de la economía se han diluido, en un compás de espera ante la aprobación de diversas reformas propuestas por el Gobierno.

Dejá tu comentario