Mundo

Pese a inflación, el FMI es optimista con Latinoamérica

 

El Fondo Monetario Internacional (FMI) arrojó el martes datos positivos sobre la recuperación de la economía de Latinoamérica en 2021, a pesar de la alta inflación que se espera para este año en esa región.

En el nuevo informe de Perspectivas Económicas Globales (WEO, en sus siglas en inglés), el Fondo subió las previsiones de crecimiento de América Latina en 2021 al 6,3%, medio punto por encima de su pronóstico de julio, gracias principalmente al buen desarrollo del sector exportador de materias primas.

Esta mejora se dio porque la mayoría de países latinoamericanos, entre ellos Chile, Argentina y Colombia, vieron revisadas al alza sus perspectivas de crecimiento para este 2021.

Chile será el país latinoamericano que crecerá a un mayor ritmo, un 11% pronosticado para 2021, en comparación con el 6,2% que proyectó el Fondo en abril.

Otros países de la región como Argentina, Colombia y Perú también avanzarán en 2021, en un 7,5%, un 7,6% y un 10%, respectivamente. A pesar de este contexto, sus dos principales economías, México y Brasil, vieron ambas rebajadas su pronóstico en una décima respecto a hace tres meses, hasta el 6,2% y el 5,2%, respectivamente.

La inflación en Latinoamérica es el punto que más preocupa a los expertos del FMI, que han pronosticado que la región tendrá un aumento de los precios del 9,3% en 2021.

Esto significa que América Latina será este año la región con un mayor incremento de los precios en todo el mundo. En este sentido, el Fondo ha detectado una inflación generalizada en Latinoamérica porque se ha visto afectada por el aumento de los precios de la energía y de las materias primas, y los diferentes ritmos de demandas nacionales.


Sigue Georgieva
El Directorio Ejecutivo del Fondo Monetario Internacional (FMI) expresó su “confianza plena” en la directora gerente del organismo, Kristalina Georgieva, al asegurar que la revisión de las acusaciones para favorecer a China en un informe cuando estaba en el Banco Mundial (BM) no muestran “un papel inapropiado” por parte de la economista búlgara de 68 años.

Dejá tu comentario