28 feb. 2024

Peajeros

Sergio Noe – sergionoe@gmail.com

Me robaron dos veces mi celular en el colectivo.

Con el tiempo descubrí que ese hurto era una minucia a manos de ladrones de poca monta en comparación con el protagonizado por los verdaderos “pillos y peajeros” del poder.

El latrocinio estatal de escala cósmica se constató al fin esta semana gracias a que la Contraloría abrió el grifo. Brotó una catarata documental, con lujo de detalles, que registraba la orgía de codicia de humildes obreros devenidos a políticos acaudalados, elegidos desgraciadamente por nosotros.

Se evidenció que presidentes, legisladores, gobernadores, intendentes y otros funcionarios estatales poseen departamentos en playas, cuentas en Suiza, vehículos de último modelo o fastuosas mansiones. La documentación dejaba entrever reyes del ganado o magnates de bienes raíces, con fortunas que hasta se quintuplicaban, similar a un coloso, pestilente y fétido, que abofetea descaradamente a los que ganamos el pan honesta y dignamente.

Es acongojante constatar, en largas cadenas de ceros, que nosotros delegamos el “imperio de ley” a codiciosos, viciosos, especuladores, prepotentes, corrompidos, malvados, egoístas, perversos, depravados, traficantes, interesados, podridos, mañosos, insatisfechos, insaciables y un interminable etcétera de calificativos peyorativos hasta donde alcance el dominio del diccionario.

Pero todo tiene su precio. Se estima que una persona sumida en la pobreza destina unos 660.000 guaraníes mensuales (en base al salario mínimo actual, un 33%, y según el porcentaje de un estudio mexicano) para mantener la corrupción estatal.

Otro ejemplo del perjuicio de la corrupción es que el Estado paraguayo perdió en dos años (2016-2018) cerca de 83 millones de dólares en el sector de educación, lo que pudo invertirse en 4.018 aulas de tipo estándar, según el investigador Sebastián Vargas Ferreira (revista Brazilian Journal of Development). Otra consecuencia directa de la corrupción es que uno de cada cuatro paraguayos (23,5%, unos 1.657.131) está sumido en la pobreza, debido a que sus ingresos son inferiores al costo de una canasta básica de consumo, de unos G. 700.000 mensuales (Dgeec, 2019).

Dicen (ya no sé dónde) que la Justicia debe ser igual y proporcional para todos. Siguiendo esta lógica, lo único constatable es que el ingreso de los pobres disminuye para engrosar la riqueza de los políticos. Matemáticamente la “proporción es inversa”, similar a una balanza torcida. El político recibe una paga para idear planes para sacar a miles de la pobreza, pero son ellos los primeros en abandonar su propia pobreza para olvidarse de la indigencia ajena.

Guardando las distancias, hasta el famoso narcotraficante colombiano Pablo Escobar (dentro de su maldad y cuestionada narcofilantropía) fue más eficiente al edificar escuelas, asfaltar calzadas, realizar canchas de fútbol y hasta crear una prisión de lujo a su gusto, algo que hasta el político paraguayo más inútil con autoridad para ello no es capaz.

Lo triste de Paraguay es que nosotros elegimos quiénes serán millonarios, y ellos, no contentos con eso, nos empujan a perpetuas polladas solidarias para rellenar el boquete dejado por ellos, producto de su pillaje.

Sin una acción veloz de la autoridad competente en materia penal, este parsimonioso y anémico avance en materia de transparencia en la información pública quedará de nuevo en la impunidad.

Sin el castigo a los corruptos, el peso documental liberado la semana pasada dormirá en los cajones, evidenciando la complicidad de funcionarios que deben investigar estos casos.

Esperamos que esta lucha ciudadana y de la prensa alcance algún día esa “tierra sin mal” de los guaraníes, para confirmar la promesa cristiana de que “somos felices los que tenemos hambre y sed justicia, porque sabemos que seremos saciados” (cf. Mt 5:6).

Más contenido de esta sección
El mandatario decidió crear el fondo nacional de alimentación escolar esperando un apoyo total, pues quién se animaría a rechazar un plato de comida para el 100% de los niños escolarizados en el país durante todo el año.
Un gran alivio produjo en los usuarios la noticia de la rescisión del contrato con la empresa Parxin y que inmediatamente se iniciaría el proceso de término de la concesión del estacionamiento tarifado en la ciudad de Asunción. La suspensión no debe ser un elemento de distracción, que nos lleve a olvidar la vergonzosa improvisación con la que se administra la capital; así como tampoco el hecho de que la administración municipal carece de un plan para resolver el tránsito y para dar alternativas de movilidad para la ciudadanía.
Sin educación no habrá un Paraguay con desarrollo, bienestar e igualdad. Por esto, cuando se reclama y exige transparencia absoluta en la gestión de los recursos para la educación, como es el caso de los fondos que provienen de la compensación por la cesión de energía de Itaipú, se trata de una legítima preocupación. Después de más de una década los resultados de la administración del Fonacide son negativos, así como también resalta en esta línea la falta de confianza de la ciudadanía respecto a la gestión de los millonarios recursos.
En el Paraguay, pareciera que los tribunales de sentencia tienen prohibido absolver a los acusados, por lo menos en algunos casos mediáticos. Y, si acaso algunos jueces tienen la osadía de hacerlo, la misma Corte Suprema los manda al frezzer, sacándolos de los juicios más sonados.
Con la impunidad de siempre, de toda la vida, el senador colorado en situación de retiro, Kalé Galaverna dijo el otro día: “Si los políticos no conseguimos cargos para familiares o amigos, somos considerados inútiles. En mi vida política, he conseguido unos cinco mil a seis mil cargos en el Estado...”. El político había justificado así la cuestión del nepotismo, el tema del momento.
A poco más de dos semanas del inicio de las clases en las instituciones educativas oficiales, nos encontramos frente a un desolador y conocido panorama: el abandono de las escuelas públicas. En un rápido recorrido de UH por algunos establecimientos se comprueban pisos hundidos, techos con goteras, letrinas en vez de baños, sin acceso a energía eléctrica o agua potable. Ese es precisamente el estado de la educación pública en el Paraguay, un país desigual que les niega las mínimas oportunidades a sus niños y jóvenes.