Nacionales

Paraguay era una fiesta

El 14 y 15 de mayo de 2011, el Paraguay festejó el bicentenario de su independencia. Principalmente la capital Asunción desbordó con masivas celebraciones en calles, plazas y lugares históricos. El vy'a guasu se replicó posteriormente en las principales ciudades del interior.

El pueblo en las calles dio la bienvenida a los 200 años de vida independiente. Miles de personas coparon Asunción para recibir la hora cero del 15 de mayo, la fecha que marca el bicentenario de la Independencia.

Con júbilo, danzas y fiestas populares, miles de personas concurrieron a los actos programados, tanto en el parque litoral del Palacio de López, como en las plazas adyacentes del Panteón Nacional de los Héroes.

La proyección de 10 minutos de un material multimedia audiovisual en la fachada litoral del Palacio de Gobierno, mediante el efecto mapping, recreó en imágenes

la identidad paraguaya con momentos históricos del país, que hicieron despertar el espíritu patriótico de la multitud que concurrió para disfrutar de la serenata al Bicentenario del Paraguay.

El pueblo en las calles dio la bienvenida a los 200 años de vida independiente

Una comisión nacional creada por ley dirigió las celebraciones, con el objetivo de “potenciar la compleja diversidad cultural del Paraguay, su riqueza histórica, sus acervos socioculturales y artísticos y su valioso patrimonio lingüístico conformado por 17 lenguas indígenas, así como por la oficialidad del guaraní, al lado del español”.

Última Hora recuerda este acontecimiento en su revista especial publicada el 8 de octubre por su aniversario 45.

Dejá tu comentario