Política

Para Querey, hay más dudas que certezas en el caso del avión iraní

Tras escuchar a las autoridades de Migraciones, Dinac y Aduanas sobre el caso del avión iraní, el senador Jorge Querey, del Frente Guasu, sostuvo que quedaron más dudas que certezas.

El legislador remarcó que las autoridades alegaron que todos los procedimientos y protocolos se cumplieron.

Sostuvo que lo que no se entiende es cómo saltó la alerta para la Secretaría Nacional de Inteligencia, ya que ninguno de ellos supo explicar.

La conclusión a la que llegó es en relación con la vulnerabilidad institucional.

Por otra parte, aclaró que para esta reunión no fue convocada la fiscala general Sandra Quiñónez, como el titular del Congreso, Óscar Salomón, había anunciado.

“Para mí, lo único claro es la vulnerabilidad institucional. El resto, no quiero opinar. Se necesita muchísima más información para una opinión seria y responsable”, consideró el luguista.

“La fiscala general del Estado no fue convocada para esta reunión. Estuvieron los representantes de Aduanas, Migraciones y Dinac. Se les solicitó información detallada”, manifestó Querey.

“Lo que queda claro es que todas las cuestiones protocolares estaban normales; sin embargo, llama la atención que posteriormente se dan situaciones de que indudablemente faltó alguna alarma, que no supieron explicarnos suficientemente”, refirió.

“¿Cómo surgen revisiones in situ y chequeo de tripulantes? No nos queda clara esa alarma, si en los protocolos internacionales de seguridad no saltó absolutamente nada. Todo era regular y todos los papeles estaban en regla”, señaló el senador.

Subrayó que el subdirector de la Dinac, Gustavo Sandoval, de acuerdo con un convenio firmado, tenía que haber designado un enlace con Inteligencia, y eso no existió.

“Sandoval alega que no había designado ningún enlace. Una de las preguntas que no se pudieron responder es: ¿Cómo entonces llega a la Secretaría de Inteligencia?”, indicó. Manifestó que de acuerdo con todo lo informado todos los papeles estaban en orden, tanto de la tripulación como el aerocarguero, que venía de Venezuela a CDE y luego tenía que ir a Aruba.

“El avión viene vacío, aquí se carga. La entidad exportadora es Tabesa. El volumen es pequeño. Se cumplen todos los requisitos formales. Se gestionó 24 horas antes en la ventanilla única de exportación. Se gestionan alrededor de 5.000 millones de guaraníes. Supuestamente, según Aduanas, todo el protocolo también estaba en orden”, dijo.

“Tenemos demasiadas interrogantes. No dieron explicación suficiente para quedar satisfechos”, insistió Querey.

“Si las tres instituciones dicen que todos los papeles, todos los protocolos estaban cumplidos legalmente, ¿cómo surge la orden del director de aviación civil, de la revisión de la tripulación?”, increpó.

Al final nos deja una gran duda sobre cuál es nuestro dispositivo institucional de seguridad. ¿Cómo ocurre la alerta? Jorge Querey, Frente Guasu.

Dejá tu comentario