Correo Semanal

Panorama de la frontera seca en la obra El último vuelo del pájaro campana

Los artistas de la palabra son observadores de la realidad, la que tratan de reflejar por medio de sus producciones escritas, en las que se pueden encontrar la voz de tantas personas que han pasado por las circunstancias de la vida.

Susana Trinidad

La primera acepción de literatura que encontramos en el diccionario: Es el arte de la expresión verbal. Por lo tanto por medio de la palabra ya sea oral o escrita se puede hacer arte que se entiende como una manifestación de la actividad humana mediante la cual se interpreta lo real o se plasma lo imaginado con recursos plásticos, lingüísticos o sonoros.

En el caso de la producción literaria se destaca lo lingüístico. Así como tenemos en una parte del concepto de arte: Se interpreta lo real o se plasma lo imaginado, por eso se dice que las obras literarias son verosímiles. A través de estas manifestaciones, hemos tenido el privilegio de conocer tantas historias, de tantos lugares, de tantas épocas, mediante la habilidad que tienen los narradores para dar vida a los personajes, así como para realizar la descripción precisa de los espacios.

OBRA LITERARIA

Desde luego, no se debe olvidar que cada autor tiene su estilo que hace que cada producción literaria sea tan única. Los artistas de la palabra, son observadores de la realidad, la que tratan de reflejar por medio de sus producciones escritas, en las que se pueden encontrar la voz de tantas personas que han pasado por diversas circunstancias de la vida. Detrás del mundo narrado podemos encontrar tantos temas como sociales: La lucha de poder, la dictadura, la pobreza, la desigualdad.

La obra literaria espera por el lector, esa persona que tendrá la posibilidad de conocer el contenido. Algunos quizás vayan más allá de la lectura superficial y lleguen a la crítica literaria mediante la cual podrá analizarla con esmero y con criterio. Los temas que se pueden visualizar son variados. Cada crítico tiene una visión diferente, los temas no se agotan y siempre existe algo más que se puede descubrir.

Bien se sabe que a lo largo de la historia de la literatura paraguaya, muchos son los autores que se destacaron, algunos eran más conocidos y otros que fueron abriéndose camino. También es importante destacar que el papel del lector es muy importante porque las obras cobran vida cuando son leídas y divulgadas.

BILINGüISMO

Entre los temas tratados en las producciones, se destacan lo social, así como lingüístico, que se enriquece por la condición de bilingüismo de Paraguay.

Muchos son los autores paraguayos que han reflejado los temas sociales en su obra. Por ejemplo Julio Correa expresaba “Yo no he leído a nadie –confesó en 1943– ni siquiera a los españoles. Yo no sé nada de nada. Yo solamente he estudiado al pueblo...”. Su compromiso con lo social lo demuestra mediante sus obras en donde se hallan presentes temas referidos a la realidad social.

Andrés Colmán Gutiérrez, periodista, y escritor nos presenta su obra El último vuelo del pájaro campana, precisamente en la nueva edición publicada por la editorial Servilibro, escribe lo siguiente: Hace más de dos décadas escribí El último vuelo del pájaro campana en un tono deliberadamente satírico, como una travesura de adolescente literario. Curiosamente muchos críticos más extranjeros que compatriotas, hay que reconocerlo lo saludaron como un nuevo aporte posmodernista a la literatura paraguaya.

Y toda una generación de lectores, principalmente jóvenes, adoptó el libro como una radiografía del país conflictivo y de profundo contrastes que se ha ido perfilando desde la caída de la dictadura.

Realmente su obra se constituye en un reflejo de la realidad social y lingüística de Paraguay en la zona fronteriza Las acciones principales se desarrollan en la denominada frontera seca, en donde conviven seres humanos de diferentes naciones. Según dicen las fronteras, solo existen en la imaginación que no solo dividen las tierras, también dividen las ideas, los pensamientos.

TIERRA DE NADIE

En ese lugar conviven paraguayos y brasileros, con notables diferencias en cuanto al desarrollo económico y social. Las carencias se evidencian en el lado paraguayo en donde los caminos de tierras casi son intransitables, los medios de comunicación son precarios y como algo tan irónico, tampoco contaban con energía eléctrica, muy a pesar de ubicarse en la zona de la hidroeléctrica.

En cambio, el lado brasileño se caracteriza por contar con calles asfaltadas, señalizadas, con sistema de comunicación de alto nivel, con ciudades iluminadas, todo un contraste separado por la “terra de Nigueín”, la tierra de nadie. El agujero negro entre dos mundos.

El capítulo I de la novela comienza con una interrogante ¿Qué carajo han hecho con mi país? Las respuestas se van dando a lo largo de la obra en donde se van reflejando diferentes situaciones.

También es interesante destacar la situación de los nativos que residen en el lugar. Don Ecumenario es un “médico naturalista” que conserva los conocimientos ancestrales.

Sus hijos, recibieron educación terciaria en Brasil, muy a pesar de la formación académica, no han podido acceder a puestos de trabajos por discriminación que según fue denunciada, pero sin respuestas por parte de las autoridades.

“Cada día somos menos sobre la tierra. Y los pocos que quedan ya no quieren ser indios”, confiesa Willy, el hijo de don Ecumenario.

La vulnerabilidad de la identidad nacional es latente. “Un niño de piel oscura se acerca corriendo”.

-¡Señor, señor…!¡Epyta un poquiño, porque amaliciá oyefurá la nde peneu!

“Martín abre su billetera y le pasa un billete de mil guaraníes”.

“-¿No tenés diñeiro de verdad?- pregunta”.

-Claro que es de verdad. Es dinero paraguayo, legal.

-No, koape, ninguén quiere. Tein que ser cruzado o real. Plata de Brasiu.

A todo esto se suma, el latifundio de los brasileros en territorio paraguayo, la deforestación masiva y la complicidad de los representantes de las autoridades.

Desde luego, en este espacio se ha realizado solo una breve referencia sobre una obra que ofrece mucho más e invita a los lectores a seguir indagando.




Dejá tu comentario