Deportes

No cobran los sueldos y viven días dramáticos

 

Desde finales del Clausura 2019, futbolistas del General Díaz venían reclamando el pago de sus haberes y premios. Promesas incumplidas, más allá de haber conseguido la permanencia en Primera. A eso se sumó el paro por el Covid-19 y lo más agravante, los sueldos sin pagar de enero a marzo. Los protagonistas hablaron ayer con Fútbol a lo Grande (1080 AM) y revelaron la dramática situación.

Marcos Gamarra es el más afectado ya que no percibió dinero alguno en lo que va del año y se puso a trabajar de albañil: “Hablé con el presidente (Jorge González), arreglé con él y no esperé que llegáramos a esta situación, calculé que este año iban a mejorar las cosas. Nos decía que estaba esperando un préstamo. Todos teníamos la esperanza de cobrar”. Continuó: “Este es mi caso, trabajo en lo que sea (albañil), no dudaría en trabajar honradamente. Hace tiempo que vengo trabajando así después de los entrenamientos. Trabajo con mis parientes, uno es albañil y otro pintor, es lo que hago para poder sobrevivir actualmente”. El 12 de Octubre tampoco le pagó por diciembre del 2019, dijo.

Por su parte Rogelio Delgado, presidente de Futbolistas Asociados del Paraguay, manifestó: “Es inaceptable la situación para el fútbol profesional. Algunos muchachos desde el año pasado no cobran, desde diciembre, tampoco el premio por la permanencia en Primera. Los que vinieron este año desde el 3 de enero, tampoco recibieron un solo guaraní”. Y añadió que algunos “están colaborando con alimentos no perecederos para ayudar a los compañeros más necesitados”.


Diego Vera remató sus camisetas
El lateral aviador Diego Vera confesó la triste experiencia, que tiene que vivir a raíz de la crisis en Gral. Díaz: “Yo estoy pasando mal. Estoy vendiendo las camisetas que cambié con colegas de otros clubes. Algunos compañeros están empeñando sus cosas. De todo lo que pueda vender es para juntar platita, porque tengo dos criaturas que mantener en casa”. La camiseta que vendió a mejor precio y con rapidez fue la de Ale Silva, del Olimpia por G. 500.000. Al respecto dijo: “No quería vender, pero tenía que sustentar a mi familia”. Tiene otras que espera no tener necesidad de vender.



Dejá tu comentario