Interior

Niños de escuela de Concepción iniciarán las clases bajo árboles

En la escuela San Nicolás de Bari el deterioro general del edificio no da garantías ni seguridad para los estudiantes. Muchos migraron a otras instituciones a causa de la situación.

Alumnos y docentes de la Escuela Básica Nº 2093 San Nicolás de Bari, distrito de Concepción, iniciarán las clases bajo árboles, porque la infraestructura de madera no ofrece garantías a la población.

La institución está ubicada a 20 kilómetros de Concepción, donde acuden niños desde jardín hasta el 9º grado. Por el mal estado de la infraestructura edilicia, numerosos alumnos decidieron ir a otras escuelas. “Nosotros perdimos muchos alumnos, los niños mismos no quieren tan feo local, muchos se fueron a otras instituciones”, señaló Isidro Escobar, padre de estudiantes.

Agregó que al igual que el año pasado, los niños mayores darán clases bajo los árboles, porque el precario local de madera ya no ofrece garantías. “La madera está carcomida por las termitas, es así que no ofrece garantías. Van a dar clases bajo los árboles”, sentenció Escobar.

La directora de la institución, licenciada Rosalba Mareco, explicó que ella asumió las funciones el año pasado e inició las gestiones logrando hasta el momento la construcción de un aula para la primera infancia, obra que se está ejecutando actualmente. “Nosotros agradecemos la construcción para los más pequeñitos, gracias a eso estamos recuperando alumnos”, señaló.

Destacó, no obstante, que urge el apoyo de las instituciones pertinentes (Ministerio de Educación y Ciencias, Gobernación, Municipalidad, etc.) para invertir en la construcción de un pabellón con 3 aulas. “Nosotros creemos que con una nueva infraestructura vamos a recuperar a todos nuestros alumnos y aumentar la cantidad”, adelantó Mareco.

Sin ayuda municipal

La comunidad donde se halla asentada la escuela está en el distrito de Concepción, sin embargo, a nivel educativo no recibió ninguna inversión de la Municipalidad local; y aclararon que el intendente de Belén, Víctor Sanabria, suele ayudarles cuando se lo piden.

La escuela cuenta con 2 hectáreas de terreno del MEC, donde podría ampliarse la construcción que requieren los directivos, más allá de la baja población escolar que -explicaron- suele ser la explicación para no producirse los desembolsos.



Dejá tu comentario