Mundo

Muere en la cárcel sanguinario fundador de Sendero Luminoso

 

Abimael Guzmán, el mayor asesino de la historia del Perú, principal responsable de la muerte de más de 69.000 personas como fundador y líder de la banda terrorista Sendero Luminoso, murió el sábado a los 86 años en la cárcel de la Base Naval del Callao donde estaba recluido desde 1992.

El deceso de Guzmán se produjo en la mañana de este sábado, después de varias semanas de deterioro de su estado de salud, afectado por soriasis e hipertensión, que lo llevó a ser atendido por médicos hasta ayer, según informó el centro de reclusión.

El presidente peruano, Pedro Castillo, expresó que Guzmán fue “responsable de la pérdida de incontables vidas de nuestros compatriotas”, a través de un mensaje en Twitter.

“Nuestra posición de condena al terrorismo es firme e indeclinable. Solo en democracia construiremos un Perú de justicia y desarrollo para nuestro pueblo”, agregó.

Guzmán fue uno de los primeros internos en esta prisión construida especialmente para los cabecillas terroristas, durante el Gobierno de Alberto Fujimori (1990-2000), y que estaba bajo el control de la Marina de Guerra.

Cumplía cadena perpetua por terrorismo y su estado de salud fue deteriorándose en los últimos diez años desde el traslado a otra cárcel de su esposa Elena Iparraguirre, considerada la número dos de Sendero y actualmente el único familiar conocido del líder terrorista en Lima. Nacido el 3 de diciembre de 1934 en Arequipa, Guzmán fundó Sendero Luminoso en 1979 bajo las bases del marxismo-leninismo-maoísmo, después de haber transitado por actividades subversivas en su época de estudiante y de promover el partido Comunista del Perú cuando era profesor de filosofía en Ayacucho. EFE

Dejá tu comentario