Economía

Montan cabos atirantados en puente Foz-Presidente Franco

 

Con un avance general que supera el 65%, el Puente de la Integración –que une Foz de Yguazú (Brasil) con Presidente Franco (Paraguay)– inicia una nueva etapa constructiva con la instalación de los primeros cabos de atirantamiento que sostendrán su calzada, en el lado paraguayo de la obra, según informaron desde el Ministerio de Obras Públicas y Comunicaciones.

Se trata de una nueva conexión vial entre Paraguay y Brasil, financiada por Itaipú por USD 84 millones. Esta tarea, que se inició en la margen izquierda del río Paraná, se ejecuta tras la instalación de 18 tubos de montaje (tanto en el lado paraguayo como brasileño) que permiten el lastre de los tensores a la caja de equilibrio, según detalló la cartera de obras.

La instalación de estos tubos comenzó luego del empuje de los últimos tramos del tablero. En ese sentido, los tensores son colocados a través de gatos hidráulicos especiales que garantizan la tensión requerida y el alargamiento necesario. En total, serán 116 los cabos a ser tensionados, con medidas que van de 66 a 263 metros.

DISEÑO. El Puente de la Integración es del tipo atirantado y su tramo central estará compuesto por un tablero soportado –en varios puntos de su extensión– por cabos traccionados fijados a la caja de equilibrio. Las columnas en los extremos del puente o mástiles (en forma de “y” invertida) y los tableros son los que reciben y transmiten las cargas.

Para esta obra se usaron más de 23.000 metros cúbicos de hormigón, equivalentes a 55.200 toneladas de concreto; y más de 18.460 toneladas de acero. También se realiza el ensamblaje de los perfiles metálicos para las dovelas (arcos) a usarse en el lanzamiento libre hacia el Paraná, y se preparan losetas de hormigón para la calzada.

Dejá tu comentario