Política

Miles fueron expulsados por casos menores y se ignora a condenados

Criterios políticos pesan más que denuncias de corrupción para apartar del padrón a colorados. Bogado e Ibáñez cometieron graves daños al Estado, pero se salvan por tener condenas bajas.

Solo este año fueron expulsados de la Asociación Nacional Republicana (ANR) 8.500 afiliados por causas administrativas o electorales como dobles afiliaciones o por haberse presentado como candidatos de otros partidos.

Sin embargo, los casos graves de corrupción pública no son tenidos en cuenta por el Tribunal de Conducta de la ANR.

Uno de los miembros de este estamento, Eduardo Venialgo, explicó que los ex legisladores Víctor Bogado y José María Ibáñez, no pueden ser expulsados pese a que fueron codenados, porque sus penas fueron menores a dos años.

“No juzgamos el delito. Lo que juzgamos es si se produjo o no la condena de más de dos años”, manifestó.

Igualmente, Venialgo comentó que se están solicitando ante los Juzgados aquellos casos de condena para que sean analizados por el Tribunal de Conducta, ya que solo los hechos punibles fehacientemente comprobados son pasibles de sanción. Aclaró que si bien la ex diputada Cynthia Tarragó sí fue expulsada sin condena, la medida impuesta fue preventiva y, por tanto, cuando la afectada esté disponible para presentar su defensa, sea de forma inmediata o en 20 años, podrá ser convocada a una audiencia.

Indicó que en el caso del diputado Ulises Quintana, ningún miembro del partido presentó una denuncia, por eso el Tribunal no se expidió, y la misma situación se da con Alfredo Stroessner.

Comentó que las competencias del Tribunal son en mayor medida las cuestiones electorales y señaló que hay muchas denuncias entre correligionarios pero varias no están bien fundamentadas ni tienen pruebas.

Otros cuestionados pero no apartados del padrón son Javier Zacarías Irún, Óscar González Daher, Miguel Cuevas, Roberto Cárdenas, Javier Díaz Verón, Justo Cárdenas, Esteban Samaniego, Tomás Rivas, entre otros.

Sobre el punto, el presidente del Tribunal de Conducta, Gustavo Cazal, también dijo que para que los afiliados procesados por hechos punibles graves sean expulsados del padrón, un ciudadano colorado debe presentar una denuncia formal ante la institución, como lo hizo el diputado Ramón Romero Roa contra Tarragó, luego de ser detenida en los Estados Unidos por supuesto lavado de dinero. La misma hasta había lanzado su candidatura para la intendencia de Asunción y su caso reavivó el debate sobre la ley de financiamiento político.

El diputado cartista Walter Harms cuestionó que no todos sean medidos con la misma vara y que muchos deberían ser eliminados para limpiar la imagen del partido.

Diputados y senadores colorados hasta perdieron sus investiduras en el Congreso pero siguen en las filas del partido, respaldados por el propio estatuto.


La cifra
8.500 personas fueron expulsadas este año del padrón de la ANR por razones políticas menores.



Solo una convención puede expulsar a González Daher
Eduardo Venialgo explicó que los miembros de la Junta de Gobierno del Partido Colorado no pueden ser expulsados por el Tribunal de Conducta porque solo pueden ser juzgados por sus iguales, según el estatuto.
Es decir, solo pueden ser excluidos del padrón por una convención, ordinaria o extraordinaria, pese a estar involucrados en hechos punibles graves o incluso contar con condena.
Este es el caso del ex senador Óscar González Daher, acusado por asociación criminal y tráfico de influencias. Recientemente salió de la Agrupación Especializada y actualmente guarda prisión domiciliaria, en el marco del caso de los audios filtrados del JEM.
González Daher perdió su investidura y próximamente deberá afrontar juicio oral.

Dejá tu comentario