Economía

Metrobús se quiso usar para lavar dinero, según Pankow

 

El ingeniero Herman Pankow sostuvo ayer que el fallido proyecto Metrobús fue reactivado e implementado bajo el gobierno de Horacio Cartes por el ex ministro del MOPC Ramón Jiménez Gaona con el objetivo de monopolizar el servicio del transporte público y lavar dinero a través del pasaje.

Fue ayer durante la reunión virtual que mantuvo con la comisión bicameral que investiga el Metrobús –encabezada por el diputado Ramón Romero Roa–, en su carácter de denunciante, debido a que el mismo había presentado en mayo del 2018 una denuncia ante el Ministerio Público alegando la inviabilidad de dicho proyecto.

En su presentación, apoyada con documentos y fotos, Pankow señaló que el proyecto Metrobús fue dirigido por una rosca integrada por el ex titular del MOPC y las firmas Mota Engil y Ocho A. Según el ingeniero, la firma portuguesa Mota Engil (adjudicada para el Metrobús) es socia de Ocho A (subcontratada por Mota Engil para hacer las obras), y esta última es accionista en Tape Porã, donde también es accionista la empresa Jiménez Gaona Lima (perteneciente a la familia del ex ministro). “El gobierno de Cartes, al asumir, contrató a la consultora japonesa Nippon Koei, que realizó un informe e indicó lo mismo que veníamos señalando, la no viabilidad del proyecto Metrobús. El ministro Jiménez Gaona, el 20 de agosto del 2013, dice que se opone al Metrobús. El Metrobús es exactamente lo mismo que ya venía de la época de Efraín Alegre (ex ministro del MOPC), no hubo cambios e inclusive era a diésel, que después ellos pusieron que iba a ser eléctrico para conseguir la ley aprobada nada más”, comentó. Agregó: “Algo pasó en el camino, apareció el interés de la operación del Metrobús. Ellos estaban apuradísimos por la concesión de la explotación. Ellos querían inaugurar la obra como sea para empezar a usar el monopolio de transporte público, reemplazando todas las líneas por una que ellos le iban a dar. Dicen algunas personas que no hay mejor cosa para lavar dinero que tener hoteles, peajes o pasajes, donde uno hace figurar más monto de lo que recauda. Algo les dijo a ellos que el Metrobús encajaba en su plan, y dijeron vamos a hacer”.

IRREGULARIDADES. En cuanto a otras supuestas irregularidades, mencionó que al aplicar un sobrecosto del 33% (USD 18 millones) para la construcción de una zanja técnica –calificada de sobrefacturada por el mismo–, se violó la Ley 5133 (de préstamo) que ponía un techo del 15% de aumento del monto del contrato y también ese tope para subcontratar. Dijo que se faltó al pliego de bases y condiciones que prohibía todo tipo de aumento del costo del proyecto, y la Ley de Contrataciones Públicas (que pone un tope del 20% al sobrecosto), que, según Pankow, el BID agregó en el contrato la posibilidad de aplicar la Ley de Contrataciones.

Dejá tu comentario