12 abr. 2024

Menos circo

La posibilidad de que nos pongamos de acuerdo cada cierto tiempo para elegir a nuestras autoridades sin que la sangre llegue al río es lo más noble que la democracia ha hecho por nosotros. Y, a veces, hasta parece un milagro laico.

El resultado de ese acuerdo nunca fue, digamos, para ser buenos, brillante y se debe fundamentalmente a la aceitada maquinaria colorada poco sutilmente engrasada con prebendarismo y convicción, muchas veces decantado en autoritarismo patotero y venal, que impone al que ellos eligen en sus internas como ganador de las nacionales.

Fuera de eso es imposible encontrar acuerdos macros. Uno de esos principios basales que sí existe en la no reelección, pero ella se logró para que no haya una nueva dictadura con apoyo colorado y los caudillos colorados no tengan que esperar tanto tiempo para aspirar a la presidencia de la República.

El diálogo no es el método más valorado en la convivencia social del Paraguay. Se tiene un concepto autoritario del juego de las mayorías y minorías, como si fuera que una anula a la otra y la de menor apoyo general tiene como alternativas peregrinas declinar su actitud infame o vivir en el ostracismo que por “eso luego es diferente”.

Este tipo de debates se da entre los autodenominados providas contra, también autonominados, progresistas. Y representan la eterna disyuntiva entre lo arraigado y lo nuevo.

De ese choque, de ese flujo de intereses contrapuestos, suele surgir un nuevo sistema de convivencia, una nueva sustentabilidad, un acuerdo imperfecto, aunque sustentable, que tenga en cuenta a todos los actores sociales y haga viable la vida institucional y personal de los integrantes de la sociedad.

En Paraguay siempre se ha tenido desconfianza del pensamiento. Las ideas son vistas de reojo, como sopesando la verdadera intencionalidad de quienes las expresan. Temiendo el engaño, pero no reaccionando cuando el engaño se hace carne y hueso.

Toda propuesta nueva es tomada como un llamado a la calamidad, como si fuese que la superación de la arcaicamente establecida desatará todos los infiernos. Obviamente, nadie es inocente, en el sentido pecaminoso que da el paraguayo al término, todos tienen un propósito. Lo que es absolutamente saludable, porque sin intención seríamos puro instinto, fuerza descargada de contenido.

Otro pecado que suele cometerse –ante la falta de ideas y la persistencia tenaz de los prejuicios– es la adopción de esloganes populacheros y mentirosos, mediocres, pero efectivistas.

Ni uno es oscurantista chupacirios ni otros es destructor de la familia. Ni uno es fanático ni otro es enfermo. La familia tiene muchos enemigos y el progresismo no es uno de ellos. La familia necesita aliados y muchos de los políticos que hablan en su nombre son unos miserables fariseos.

Hay que encontrar los puntos de acuerdo y enriquecer el debate con contenido no con remilgos baratos, ni sensiblerías de cuarta, ni invocaciones de condenas eternas. Maduren de una buena vez. Es hora de que empiecen a discutir como gente seria y bien intencionada que, de seguro, hay en ambos sectores. Hablen, negocien y acuerden, que no se necesita más circo.

Más contenido de esta sección
Las ventas al público en los comercios pyme de Argentina cayeron un 25,5% interanual en febrero pasado, golpeadas por la pérdida de poder adquisitivo de los consumidores a causa de la elevadísima inflación, y acumulan un declive del 27% en el primer bimestre del año, según un informe sectorial difundido este domingo.
El mandatario decidió crear el fondo nacional de alimentación escolar esperando un apoyo total, pues quién se animaría a rechazar un plato de comida para el 100% de los niños escolarizados en el país durante todo el año.
Un gran alivio produjo en los usuarios la noticia de la rescisión del contrato con la empresa Parxin y que inmediatamente se iniciaría el proceso de término de la concesión del estacionamiento tarifado en la ciudad de Asunción. La suspensión no debe ser un elemento de distracción, que nos lleve a olvidar la vergonzosa improvisación con la que se administra la capital; así como tampoco el hecho de que la administración municipal carece de un plan para resolver el tránsito y para dar alternativas de movilidad para la ciudadanía.
Sin educación no habrá un Paraguay con desarrollo, bienestar e igualdad. Por esto, cuando se reclama y exige transparencia absoluta en la gestión de los recursos para la educación, como es el caso de los fondos que provienen de la compensación por la cesión de energía de Itaipú, se trata de una legítima preocupación. Después de más de una década los resultados de la administración del Fonacide son negativos, así como también resalta en esta línea la falta de confianza de la ciudadanía respecto a la gestión de los millonarios recursos.
En el Paraguay, pareciera que los tribunales de sentencia tienen prohibido absolver a los acusados, por lo menos en algunos casos mediáticos. Y, si acaso algunos jueces tienen la osadía de hacerlo, la misma Corte Suprema los manda al frezzer, sacándolos de los juicios más sonados.
Con la impunidad de siempre, de toda la vida, el senador colorado en situación de retiro, Kalé Galaverna dijo el otro día: “Si los políticos no conseguimos cargos para familiares o amigos, somos considerados inútiles. En mi vida política, he conseguido unos cinco mil a seis mil cargos en el Estado...”. El político había justificado así la cuestión del nepotismo, el tema del momento.