Sucesos

Megaoperativo en Emboscada no logró objetivo de hallar a Juliette

PRUEBAS. Según los investigadores, cotejaron varios elementos. No se descarta que la niña este aún viva.

Más de 200 policías, varios cuerpos de bomberos voluntarios y hasta efectivos militares, desfilaron ayer, desde tempranas horas por la zona de Monte Pacará, Emboscada, lugar donde vivía la niña Juliette, que hoy cumple 24 días de estar desaparecida. Tras horas de trabajo, los agentes llegaron a la conclusión, pasadas las 17:00, de que el cuerpo de la niña (en caso de que ya no se encuentre con vida) no está en los alrededores de la casa.

El despliegue policial muy pocas veces visto cubrió las inmediaciones de la casa donde vivía la niña, y otros sitios de las más de 30 hectáreas que componen la propiedad donde residían las niñas con la madre y el padrastro.

“Creamos un comando único que va a estar coordinando porque se trata de un caso complejo. Estamos tras la búsqueda y localización de la niña”, explicó el comisario Gilberto Fleitas.

De manera similar se pronunció la fiscala María Irene Álvarez, una de las investigadoras por parte del Ministerio Público, quien afirmó que para los intervinientes, lo principal es encontrar con vida a la niña, por lo que no se descarta esta posibilidad.

Los bomberos y policías realizaron excavaciones, en el lugar donde guardaban a las cabras de la familia y también en una fosa séptica. Esto lo hicieron con dispositivos especiales que ayudan a escanear el suelo, para corroborar si hubo movimiento de tierra.

Luego de un arduo trabajo, se pudo descartar la versión que se había difundido, que el cuerpo sin vida de la niña fue enterrado en las inmediaciones.

Complejo. Los investigadores coincidieron en que se trataba de un caso complicado de resolver y manejaron con hermetismo las versiones que se manejan.

“Hay muchas hipótesis que tenemos que manejar. Vamos achicando un poco las informaciones y las hipótesis. A partir ahí, vamos a analizar punto por punto las informaciones que recibimos”, añadió el comisario Fleitas, que comparó el caso con otros ocurridos en años anteriores.

Se investigaron casos complejos de naturaleza similar, como lo sucedido con la familia Dresch, en Coronel Oviedo. En ese entonces, Alecio Dresch y su nieto Leonardo Farías Dresch fueron raptados y luego asesinados.

De las movilizaciones también participaron vecinos de la niña, que no perdían de vista los trabajos realizados, pero sin poder entrar a la propiedad.

Algunos de los que llegaron hasta allí eran conocidos de la madre de la niña, Lilian María Zapata, y de su padrastro, Reiner Helmut Oberuber, que fueron imputados por los supuestos hechos de violación del deber del cuidado y abandono.

Los vecinos afirman que no recuerdan un hecho de esta magnitud en la zona de Emboscada y afirman que harán vigilia en el lugar hasta que se encuentre a la niña.




Búsqueda en dos ruedas
Un grupo de siete motociclistas de un grupo llamado Arasunu, se pusieron a disposición de los investigadores para realizar incursiones en la zona para buscar a Yuyu. Los hombres llegaron con sus propios vehículos y se comprometieron a acampar en el lugar para realizar las expediciones, ya que sus vehículos están preparados para atravesar lugares donde rodados convencionales no llegan.



Causa nacional
Pasadas las 10:00 de la mañana, llegó al lugar de la búsqueda, el viceministro de Seguridad Interna del Ministerio del Interior, Carlos Altermburger, y se reunió con los principales intervinientes, quienes le informaron de las incursiones realizadas en el lugar.
“Venimos a dar todo el apoyo institucional. Queremos transmitir el mensaje que estamos poniendo al mejor equipo. Nosotros lo estamos tomando como una causa nacional”, dijo el hombre a los medios, para luego retirarse del lugar donde se realizaban los trabajos.

Dejá tu comentario