Mundo

Megaoperación policial en Río de Janeiro para “recuperar” una favela

Cientos de policías ocuparon ayer varias favelas de la ciudad brasileña dominadas por narcos y milicias parapoliciales, en el marco de un nuevo proyecto de pacificación del Gobierno regional.

Centenares de policías fueron desplegados ayer en la favela de Jacarezinho para "recuperar" el control de ese territorio acechado por grupos criminales, donde en mayo pasado se ejecutó la operación policial más letal de la historia de Río de Janeiro.

Desde muy temprano, 1.200 policías fuertemente armados irrumpieron en esa barriada del norte de la Cidade Maravilhosa, considerada un bastión de la agrupación criminal Comando Vermelho, indicó la Policía Militar en Twitter. “El gobierno del estado (de Río) empieza una recuperación del territorio en la comunidad de Jacarezinho. Comunidades aledañas también serán ocupadas”, afirmó la fuerza en uno de los mensajes, acompañados con fotografías y videos de uniformados vestidos de negro patrullando las calles.

Se trata de “una intervención en esta zona conflagrada para que podamos implementar un proyecto del gobierno del Estado. La seguridad es el primer paso”, dijo Ivan Blaz, portavoz de la Policía Militar. “Los pasos siguientes son los que harán la diferencia: la llegada de servicios sociales, empleo, salud, educación y acogida social”, añadió Blaz, quien había dicho más temprano que la situación era de aparente tranquilidad y no se registran tiroteos entre bandas y autoridades.

Las calles de Jacarezinho -donde viven unas 90.000 personas, según las asociaciones vecinales- estaban vacías y los comercios cerrados, en medio de un ambiente tenso y el miedo de los habitantes, que se negaron a dar entrevistas.

La megaoperación forma parte de un programa de la gobernación, bautizado Cidade Integrada (Ciudad Integrada), para transformar "comunidades del estado de Río" donde actúan bandas criminales y narcotraficantes, precisó el gobernador Cláudio Castro en Twitter. “Las operaciones son apenas el comienzo de un cambio que va más allá de la seguridad”, señaló.

Castro, quien sostuvo que el sábado dará más detalles, dijo la semana pasada que la iniciativa, con énfasis social y urbanístico, diferirá de las de otras épocas, cuando las autoridades aplicaban una estrategia militar contra los grupos criminales.

Expertos en seguridad y violencia cuestionan ese enfoque por sus pocos resultados y altas tasas de muerte.

Cidade Integrada reemplazará a las Unidades de Policía Pacificadora (UPP), creadas en 2008 durante el mandato del ex gobernador Sergio Cabral, encarcelado a fines de 2016 por corrupción.

Con la presencia permanente de policías en las favelas, las UPP inicialmente redujeron la violencia, pero la situación luego se deterioró, en parte debido a la grave crisis financiera que afectó a Río después de los Juegos Olímpicos-2016. Además de comunidades dominadas por el tráfico, el nuevo programa abarcará territorios donde actúan milicias parapoliciales, grupos que ganaron terreno en los últimos años controlando barrios enteros a base de extorsiones, venta ilegal de servicios básicos y disputas armadas.

Jacarezinho fue escenario en mayo pasado de una sangrienta incursión policial que dejó 28 muertos, incluido un uniformado. La acción tenía como fin desarticular una banda que reclutaba a niños y adolescentes para traficar drogas, robar, secuestrar y asesinar.

Dejá tu comentario