23 abr. 2024

“Me quedan solamente dos partidos, la Junta de Gobierno y la presidencia”

El legislador cartista tilda de débil al presidente Marito, a quien acusa de repartir el Estado a sus caciques. No obstante, justificó el pacto con abdistas y llanistas como una tregua para dar estabilidad al país.

A la cancha. Hasta ahora, Enrique Riera es la carta con la jugará Honor Colorado para volver a presidir la Junta  de Gobierno.

A la cancha. Hasta ahora, Enrique Riera es la carta con la jugará Honor Colorado para volver a presidir la Junta de Gobierno.

Enrique Riera Escudero (60), quien ingresó al Senado mediante la lista de suplentes de la ANR luego de que Óscar González Daher fue expulsado, integra el primer anillo del ex presidente Horacio Cartes en cuya administración fue ministro de Educación. Revela en esta entrevista que no solo apunta a presidir la Junta de Gobierno de su partido, sino que buscará cerrar su carrera política con la candidatura a presidente de la República en el 2023. Fue intendente de Asunción y de esa administración arrastra en su legajo el incendio del supermercado Ycuá Bolaños, ocurrido el 1 de agosto del 2004, y que dejó como saldo alrededor de 400 muertos.

–¿Cómo se decidió su postulación a la Junta de Gobierno dentro de Honor Colorado?

–Horacio Cartes, quien para todos debería ser el candidato natural, anunció que no se presentará a ningún cargo electivo. En un momento determinado, me consultó que si él no asumía la candidatura, si yo estaría dispuesto a asumir. Le dije, palabras más, palabras menos, después de todo lo que ya pasé: Estoy dispuesto a atropellar una muralla. El 1 de febrero, voy a su casa y lo encuentro en una reunión con la periodista Mina Feliciángeli. Me dijo: Le estoy diciendo que hemos hablado de que hay posibilidad de que vos seas el candidato.

–Se puede interpretar que fue una imposición su postulación...

–Yo le dije que el movimiento es grande y que no me gustan las imposiciones y por qué no hablamos de precandidatura por si haya otra persona que tenga interés. Fui el primero en levantar la mano en ese sentido y sigo firme.

–De todas formas, las próximas elecciones de los comités de mujeres y jóvenes servirán para medir el comportamiento del electorado colorado...

–Tú lo has dicho. Nos hemos reunido con un grupo de jóvenes muy entusiastas, y también con un grupo de mujeres, con Pedro Alliana y Cartes. Consideramos muy importante la realización de las elecciones del 1 de diciembre, donde se van a mover más de 600.000 jóvenes de menos de 30 años y la de abril, donde se van a mover 1.400.000 mujeres, es decir, 54% del padrón partidario.

–¿Cuál va a ser el hilo conductor de su campaña, su discurso?

–Nosotros somos agraristas, de extracción popular, de causas sociales que hemos abandonado. Hemos abandonado al campo, a los pequeños agricultores. La idea original es volver a nuestras raíces y de recuperar los principios éticos y doctrinarios del partido.

–Si es que gana, ¿qué piensa implementar en el partido?

– Creo que no podemos estar de lado de lo indefendible. Los correligionarios que tengan problema con la Justicia, con o sin razón, tienen que arreglar su caso con su abogado. No tienen que cargar esa mochila ni al partido ni al movimiento. No es fácil porque la actitud normal es de un espíritu corporativo. La segunda posición recuperar la conducta, es no tener techo de vidrio.

La reforma necesaria se debe discutir en el seno del partido y una vez que se tomen las decisiones se debe bajar línea a las bancadas. No que cada uno haga lo que quiere de acuerdo a sus intereses y posiciones personales.

–¿Cómo ve al electorado colorado?

–Anteriormente, una vez que uno pasaba las internas, de cada 10 colorados, 8 votaban al partido aunque sea un Kure Hû (cerdo negro) el candidato. Después el partido empezaba a equivocarse en la elección de sus dirigentes y los colorados empezaron a castigar.

–Ahora llegó al Senado, apunta a la Junta. Qué viene después para Riera?

–A mí a esta altura me quedan solamente dos partidos: La Junta y la presidencia de la República. Ganando o perdiendo son los últimos esfuerzos que voy a hacer y después me retiro si es que pierdo. La vez pasada (en las internas del 2017), por unos milímetros no me tocó a mí ser candidato y fue Santiago Peña porque el movimiento decidió hacer una apuesta alta y arriesgada, pero las elecciones internas se juegan con una lógica diferente.

–¿Qué trae consigo el pacto con abdistas y llanistas aparte de la reforma tributaria aprobada el miércoles?

–Por mi experiencia, esto es casi una tregua. La intención es darle un poco de estabilidad y calma al gobierno en una situación económica y social muy delicada. Hay inundados, hay coyuntura regional fea. Brasil y Argentina no están bien. La pelea entre Donald Trump y China nos afectó en los comodities. Dejaron de ingresar al Estado más de USD 1400 millones. Se siente el parate en Ciudad del Este.

–Ustedes cuestionaron la reforma tributaria, pero terminaron aprobando...

–Hicimos un apoyo condicionado con modificaciones. Era inorportuno para nosotros plantear una reforma tributaria en este momento. La gente le dice impuestazo, pero nuestra posición es la de salvar las maquilas, las mutuales y evitar el impuesto a los menores contribuyentes y sí en todo caso recaudar y reordenar. Perdimos en muchas votaciones.

–Se habla también de un pacto de impunidad...

–El pacto no es de impunidad porque se demostró cómo votamos y se fueron senadores colorados también. Hay una voluntad clara de ir saneando la política.

–¿Cómo votará si se pide la pérdida de investidura de Zacarías Irún?

–Yo tengo una posición que no me hace muy simpático. Cuando Payo Cubas –con quien tengo muchas diferencias– planteó instar a la renuncia de Zacarías Irún, yo apoyé. Dentro de la bancada fue muy duro. Trato de ser prudente y voy a resolver en su momento. Mi posición es conocida.

–¿Cree que los partidos tradicionales están en riesgo debido a inconductas?

–Hay una ciudadanía cansada que puede apostar a un populista de izquierda o de derecha y ahí le tengo temor al fracaso de la democracia que en 30 años no produjo el contenido y los cambios sociales. No sé si tenemos tiempo de arreglar los partidos a la misma velocidad que se destruye la democracia. Muchos no se dan cuenta. Viven en un termo, creen que pueden seguir viajando, teniendo privilegios y secretarias.

–¿Cómo evalúa al Gobierno?

–Muy flojo. Yo veo que no hay equipo. Son caciques dueños de islas. La forma en que se construyó el Gobierno es con la suma de los dirigentes o sectores que se opusieron a Cartes con el famoso G15 y a cada cacique se le dio una porción del Estado. A Nicanor se le dio Yacyretá; a José Alderete, Itaipú; a Rodolfo Friedmann el Indert y a Silvio Ovelar, la SAS. Está todo parcelado. Encima tienen a un líder débil que no habla, no se comunica, no baja líneas cuando quiere pero opera debajo de la mesa. Acaban de morir diez personas en las cárceles y no pasa nada. Con el escándalo de IPS tampoco se hizo algo. No se cambian jugadores y todos tienen mala reputación salvo honrosas excepciones como Liz Cramer.

Más contenido de esta sección
Las ventas al público en los comercios pyme de Argentina cayeron un 25,5% interanual en febrero pasado, golpeadas por la pérdida de poder adquisitivo de los consumidores a causa de la elevadísima inflación, y acumulan un declive del 27% en el primer bimestre del año, según un informe sectorial difundido este domingo.
El mandatario decidió crear el fondo nacional de alimentación escolar esperando un apoyo total, pues quién se animaría a rechazar un plato de comida para el 100% de los niños escolarizados en el país durante todo el año.
Un gran alivio produjo en los usuarios la noticia de la rescisión del contrato con la empresa Parxin y que inmediatamente se iniciaría el proceso de término de la concesión del estacionamiento tarifado en la ciudad de Asunción. La suspensión no debe ser un elemento de distracción, que nos lleve a olvidar la vergonzosa improvisación con la que se administra la capital; así como tampoco el hecho de que la administración municipal carece de un plan para resolver el tránsito y para dar alternativas de movilidad para la ciudadanía.
Sin educación no habrá un Paraguay con desarrollo, bienestar e igualdad. Por esto, cuando se reclama y exige transparencia absoluta en la gestión de los recursos para la educación, como es el caso de los fondos que provienen de la compensación por la cesión de energía de Itaipú, se trata de una legítima preocupación. Después de más de una década los resultados de la administración del Fonacide son negativos, así como también resalta en esta línea la falta de confianza de la ciudadanía respecto a la gestión de los millonarios recursos.
En el Paraguay, pareciera que los tribunales de sentencia tienen prohibido absolver a los acusados, por lo menos en algunos casos mediáticos. Y, si acaso algunos jueces tienen la osadía de hacerlo, la misma Corte Suprema los manda al frezzer, sacándolos de los juicios más sonados.
Con la impunidad de siempre, de toda la vida, el senador colorado en situación de retiro, Kalé Galaverna dijo el otro día: “Si los políticos no conseguimos cargos para familiares o amigos, somos considerados inútiles. En mi vida política, he conseguido unos cinco mil a seis mil cargos en el Estado...”. El político había justificado así la cuestión del nepotismo, el tema del momento.