28 feb. 2024

Luego de 27 años, Cristian Castro se presentará en el país

El cantante mexicano Cristian Castro ofrecerá sus más grandes éxitos en un concierto que marcado para el viernes 26 de mayo, a las 21:00, en el Centro de Convenciones de la Conmebol. Su regreso se da tras 27 años de aquella última presentación realizada en 1996. Las entradas pueden ser adquiridas a partir de G. 350.000 a través de los puntos de venta habilitados de la Red UTS y mediante la web www.reduts.com.py.

El músico llega al país en el marco de su gira, Hits Tour, para ofrecer al público local sus más grandes éxitos, una selección de canciones como Por amarte así, Azul, Vuélveme a querer, Yo quería, Lloran las rosas, entre otras.

Las entradas ya se pueden dquirir a través de la Red UTS con los siguientes precios: Preferencias G. 350.000, VIP Plata G. 550.000 y VIP Oro G. 650.000. Por otro lado, VIP Platino asciende a G. 850.000; el sector VIP Cristian puede adquirirse a un costo de G. 1.200.000 y el VIP Primera Fila cuesta G. 2.400.000. Todos los sectores son numerados, excepto preferencias.

VIP Primera Fila y VIP Cristian incluyen cocktail de bienvenida en un área especial del foyer.

A lo largo de su carrera, Cristian Castro cosechó una lista de éxitos y obtuvo importantes premios. Cuenta con una trayectoria que lo ubica entre los cantantes de habla hispana más destacados de la escena musical.

El intérprete mexicano posee además una amplia discografía, integrada por álbumes como: Lo mejor de mí, de 1997; Azul, del 2001; Días felices, del 2005; El indomable, del 2007; El culpable soy yo, del 2009; Viva el Príncipe, del 2010; Mí amigo el Príncipe, del 2011; Dicen..., del 2016; Mi tributo a Juan Gabriel, del 2018; entre otros.

El evento es producido por Fenix Entertainment Group y Top Shows.


El cantante brindará un recital el 26 de mayo en el Centro de Convenciones de la Conmebol. Las entradas están en venta.

Más contenido de esta sección
El mandatario decidió crear el fondo nacional de alimentación escolar esperando un apoyo total, pues quién se animaría a rechazar un plato de comida para el 100% de los niños escolarizados en el país durante todo el año.
Un gran alivio produjo en los usuarios la noticia de la rescisión del contrato con la empresa Parxin y que inmediatamente se iniciaría el proceso de término de la concesión del estacionamiento tarifado en la ciudad de Asunción. La suspensión no debe ser un elemento de distracción, que nos lleve a olvidar la vergonzosa improvisación con la que se administra la capital; así como tampoco el hecho de que la administración municipal carece de un plan para resolver el tránsito y para dar alternativas de movilidad para la ciudadanía.
Sin educación no habrá un Paraguay con desarrollo, bienestar e igualdad. Por esto, cuando se reclama y exige transparencia absoluta en la gestión de los recursos para la educación, como es el caso de los fondos que provienen de la compensación por la cesión de energía de Itaipú, se trata de una legítima preocupación. Después de más de una década los resultados de la administración del Fonacide son negativos, así como también resalta en esta línea la falta de confianza de la ciudadanía respecto a la gestión de los millonarios recursos.
En el Paraguay, pareciera que los tribunales de sentencia tienen prohibido absolver a los acusados, por lo menos en algunos casos mediáticos. Y, si acaso algunos jueces tienen la osadía de hacerlo, la misma Corte Suprema los manda al frezzer, sacándolos de los juicios más sonados.
Con la impunidad de siempre, de toda la vida, el senador colorado en situación de retiro, Kalé Galaverna dijo el otro día: “Si los políticos no conseguimos cargos para familiares o amigos, somos considerados inútiles. En mi vida política, he conseguido unos cinco mil a seis mil cargos en el Estado...”. El político había justificado así la cuestión del nepotismo, el tema del momento.
A poco más de dos semanas del inicio de las clases en las instituciones educativas oficiales, nos encontramos frente a un desolador y conocido panorama: el abandono de las escuelas públicas. En un rápido recorrido de UH por algunos establecimientos se comprueban pisos hundidos, techos con goteras, letrinas en vez de baños, sin acceso a energía eléctrica o agua potable. Ese es precisamente el estado de la educación pública en el Paraguay, un país desigual que les niega las mínimas oportunidades a sus niños y jóvenes.