País

Las rutinas flexibles y tiempo libre ayudan a liberar estrés en niños

 

Organizar el horario diario o de la semana con tareas preestablecidas, garantizando siempre tiempo para el ocio, beneficia a los niños y adolescentes en estos tiempos de confinamiento y aislamiento social por el Covid-19, apuntan desde la Coordinadora por los Derechos de la Infancia y Adolescentes de Paraguay (CDIA).

La organización preparó una serie de consejos para aliviar el estrés en la casa con los chicos a tiempo completo, teniendo en cuenta que las instituciones educativas en todo el país se encuentran cerradas para evitar contagios masivos en la población.

Además, Heve Otero, consultora en derechos de la niñez y adolescencia, comenta a Última Hora que el calendario con horarios establecidos no solo ayuda a los niños y jóvenes, sino a cualquier persona adulta. Pero, sostiene, debe elaborarse en conjunto para escuchar las voces de los hijos y sus sugerencias, de modo a que sientan que su opinión es importante.

“En este tiempo de cuarentena justo lo que se rompieron son las rutinas. Entonces hay que hacerlas, pero flexibles. Tampoco sirve levantarse todos los días a las 6.00 o a las 12.00”, cuenta.

Tareas hogareñas. Otero explica que, si bien muchos padres volvieron a sus labores, lo hacen de manera escalonada todavía o con horarios menores, por lo que aún se puede compartir y ayudar a crear un ambiente donde todos colaboren en la casa.

“Se requiere de mucha orientación de los padres, supone mucha reflexión, pero ayudar en las cosas de la casa también ayuda a fomentar la cooperación entre todos los miembros de la familia”, dice la experta.

A la preocupación de los padres sobre que los niños no tienen pares en la casa y solo pasan tiempo presencial con adultos, Otero reflexiona que esto no implica precisamente un trauma, pero sí tensiones y angustias.

“Lo mejor ahora es garantizar que pasen tiempo virtual y no recurrir a castigos o amenazas del tipo ‘te voy a sacar la computadora’”, agrega.

La escuela no es solo aprender. Es un lugar de encuentro que está suspendido en cuanto a presencia, por eso siempre es bueno explicarles por qué ocurre esto y por qué debe seguir así, apunta.

Al menos 1.500.000 niños, niñas y adolescentes están encerrados en sus casas sin poder asistir a la escuela o el colegio debido a la cuarentena por el Covid-19.

En el país, el cierre de instituciones educativas será hasta diciembre próximo.


NUEVA AMENAZA A LA SALUD

Para los que tienen acceso, es importante favorecer el contacto virtual. También una rutina que involucre las tareas de la casa.
Heve Otero,
consultora de niñez y adolescencia.

Dejá tu comentario