Especiales

Lali González, loca por cumplir sus sueños

Luego de cautivar la tevé argentina con la ficción La 1-5/18 y la paraguaya con la última edición de Rojo, la multifacética artista presentó su cuarto proyecto unipersonal: Loca. La Revista Pausa de ÚH conversó con ella sobre su vuelta a las tablas.

Hay algo del teatro que siempre atrapa y nos obliga a volver. Es el caso de Lali, que empezó su carrera en las tablas y el fin de semana pasado volvió a ellas luego de tres años, con su cuarto proyecto unipersonal.

El primero fue Primeriza, presentado en 2018. Nunca antes había hecho stand-up y presentó el primero embarazada. Así, mientras se enfrentaba a una nueva vida —la de ser mamá—, también se desafió a otra faceta en su carrera de actriz: la de desnudarse ante su público y mostrarse ella, tal cual es.

Le puede interesar: Testimonio sonoro de un universo que persiste

“Fue la primera vez que me animé a subir sola al escenario, porque nunca antes había hecho stand-up y tenía mucho miedo; es otro tipo de lenguaje en el escenario”, nos contó en un encuentro que logramos acordar en medio de su apretada agenda: “Fue distinto, porque era yo; no había un personaje en medio”.

El siguiente proyecto fue Una mami en cuarentena, que fue el primer show de stand-up online, luego del nacimiento de su hija, Rafaela. Arrasó con las ventas y entonces tomó los proyectos unipersonales con más seriedad.

Lali Gonzalez 02.jpg
Loca es un recuento de situaciones y vivencias desde los inicios de Lali como actriz hasta hoy

Loca es un recuento de situaciones y vivencias desde los inicios de Lali como actriz hasta hoy

“Básicamente es revelarme como soy, reírme de mí y aceptarme. Pero no estoy sola, me abrazo con el público y reímos juntos”, explicó. Fue todo un proceso animarse a escribir y dirigir este show de humor, que mutó a un unipersonal completo. “Interpreto otros personajes también, hay un desdoblado de emociones polarizadas entre la comedia y el drama”, mencionó.

Loca es un recuento de situaciones y vivencias desde los inicios de Lali como actriz hasta hoy; lo bueno, lo malo y lo más o menos. “Busco replantearme, como mujer de 35 años, si estoy cumpliendo mis sueños, si estoy en el lugar en donde debo estar”, dijo. Lo hace desde un lugar ácido, con ese humor que quienes la siguen, saben: “Está un poco dentro de la parodia, de la autorreferencia”.

Lea más: Creadores nacionales

La obra se estrenó el 29 de octubre en el Teatro Latino con una concurrencia importante, que acudió sin importar las condiciones climáticas. “Después de este primer fin de semana me sentí tranquila y acompañada; porque una nunca sabe lo que va a pasar cuando pare un proyecto, y menos cuando hace comedia”, expresó. Y agregó: “Va a ser un viaje de todo noviembre”.

Lali busca humanizarse frente al espectador: “Que sientan, de primera mano, que también soy humana con mis subidas y bajadas; finalmente soy una trabajadora más. Me gusta reírme de lo que genera la exposición, tener la oportunidad de compartir eso con el público”.

Un nuevo desafío

Si bien Lali ya se había presentado anteriormente con un proyecto unipersonal, esta vez fue un desafío distinto porque, además del monólogo de stand-up, quería ofrecer un espectáculo completo. En Loca, la actriz paraguaya canta, baila, actúa, dirige, produce y también escribió el guión.

La artista pluridimensional identifica su paso por el programa Rojo como una de las claves para decidirse a crear este proyecto. “Me despertó esas ganas de hacer show, bailar, y me dije por qué no usar eso a favor de la diva en un espacio donde realmente nos reímos de la diva”, declaró. En esta caracterización de la “antidiva” también se hace una crítica al concepto del artista y lo que se crea alrededor, en las redes y las pantallas, y ella busca desnudarlo en el escenario.

Lali Gonzalez 03.jpg
La obra se estrenó el 29 de octubre en el Teatro Latino con una concurrencia importante.

La obra se estrenó el 29 de octubre en el Teatro Latino con una concurrencia importante.

Multifacética, con orgullo

“Quería que se note el proceso de mi crecimiento artístico: me recibí de directora, de actriz, fui a vivir a otro país; eso también deseaba mostrar y que se note desde la escenografía hasta el guión y la dirección”, expuso.

Lali lleva trabajando en este texto desde hace varios meses, pero no lo hizo sola, tuvo la asistencia del productor David Weil. “David, mi compañero de trabajo de mesa, siempre me ayudó a bajar a tierra mis locuras”, comentó.

La escenografía fue desarrollada por Adri Ovelar; el diseño de vestuario es de Belén Fretes; el estilismo fue realizado por Fátima Santander; la producción general, de David Wail, y la producción ejecutiva, de Walter Riveros. La obra cuenta con un cuerpo de baile con seis bailarines bajo la coreografía de Marcelo González. La dirección, actuación estelar, parte de las negociaciones de producción ejecutiva y el guión son responsabilidad de Lali González.

“Al tener un equipo tan grande, es bastante complejo llevarlo como productora, directora y guionista; estar en el escenario y también tener que dirigir”, reveló. Además, llevaba adelante un programa de tevé en prime time, de lunes a viernes, Rojo. “Es ser un pulpo y creo que eso un poco habla de la mujer paraguaya y su capacidad de ser multitasker”, exteriorizó. A la vez, Lali es mamá de Rafaela, de tres años. “Este proyecto me hizo de alguna manera sacrificar momentos con mi familia, porque implicó demasiado tiempo y creo que soy bastante perfeccionista, me estreso y a veces me vuelvo medio loca, por eso se llama Loca el show”, explicó.

Loca

Dicen que la locura es enfrentarse a lo más crudo de la realidad. “Hasta qué punto nos volvemos locos por cumplir nuestros sueños o qué debemos hacer para animarnos a cumplirlos”, cuestionó Lali. “El título va por ahí, no solo por ser una persona ‘loca’”, rió.

El proceso creativo de Loca empezó con un trabajo de mesa, como lo llama Lali. Bajó las ideas a lo concreto y empezó a esbozar el guión, lo que quería transmitir y los temas de los cuales deseaba hablar. Ordenó y acomodó todo ese caudal de ideas, como un rompecabezas; y esa fue una ardua y larga tarea.

Escritora nata

“Soy una aficionada de la escritura, me encanta guionar y escribir”, exhibió Lali. Lo hace desde la infancia y realizó varios talleres de guión. Estudiar redacción es su tarea pendiente, ya que es una de sus pasiones.

Para la escritura de Loca, tuvo la colaboración de David Weil, que es un productor con experiencia en stand-up; entonces, si bien Lali pone las ideas, él marca el ritmo y ayuda con los chistes. Llevan trabajando juntos desde hace más de tres meses, a ensayo y error.

La comedia no podía durar tanto y tampoco debía ser solo humor: “Hay desdoblados dramáticos en un recuento de mi niñez y de mi vida, de dónde estoy ahora y dónde estaba antes, de lo que nos replanteamos a veces cuando pasamos los 30, que la presión social es otra”, precisó.

“Terminé de limpiar el guión un día antes, y esas son licencias que me puedo tomar porque también soy yo la que interpreta el papel y la que dirige, a diferencia de cuando estás en un elenco”, refirió la directora y actriz. Fue un proceso exhaustivo, de madrugadas dedicadas a la escritura y la corrección.

“Ahora puedo decir que lo disfruté. Recién hoy, una vez que parí, porque el proceso fue muy cansador”, declaró. Entre risas, dijo: “Esta vez fue parto natural encima. Con mi hija fue cesárea, pero a Loca la parí normal y sin epidural”.

Loca en Buenos Aires

Ya está confirmado: para noviembre de 2023, Loca viajará a Buenos Aires. “La obra va sin mayores modificaciones; habla mucho del choque cultural entre Argentina y Paraguay, por más que estemos cerca”, adelantó. Y añadió: “Muestro algo sobre lo que yo viví, desde mi punto de vista”.

Volver a las tablas

Para Lali, volver fue un desafío. No pisaba el escenario teatral desde hacía tres años. “Soy bastante miedosa por momentos; pero no puedo negar que volví más fuerte y firme, gracias a mis años de carrera, de formarme, de curtirme, de estar nominada y haber perdido”, se describió. Toda esa experiencia la fortaleció para volver con solidez y transmitir orgullo de sí misma y de lo logrado.

Ella nota ese cambio en escena. “Es un proceso de maduración que cada actor tiene en su momento; algunos son más fuertes desde el primer día, otros no. Yo recién ahora puedo decir que estoy lo suficientemente madura, después de 20 años. Vine con todo, a atropellar”, bromeó.

“Creo que lo logré, sola (con ayuda de mi familia, por supuesto) y rescato lo importante que es la formación, porque uno crece así, formándose y curtiéndose por el camino con la profesión. Me encantaría que me acompañen en este estreno”, finalizó.

En el show de humor, los espectadores verán a una “diva antidiva” compartir todo lo que implica la exposición en redes, en tevé, en el cine. Las carcajadas del público avalan la diversión y la obra nos deja con la pregunta flotando: ¿Qué tan locos debemos estar para animarnos a cumplir nuestros sueños?

Por Laura Ruiz Díaz. Dirección de arte: Gaby García Doldán. Dirección de producción: Betha Achón. Producción: Sandra Flecha. Fotografía: Javier Valdez.

Dejá tu comentario