País

“La salud tiene que ser gratuita y para todos, igual que la educación”

La diputada del Estado Plurinacional de Bolivia participó en nuestro país de unas jornadas sobre economía social y solidaria. Nos habla de agricultura familiar, reforma agraria y la salud universal.

Proviene de una organización obrera muy grande, es auditora y antes de convertirse en diputada vendía dulces. La diputada el Movimiento al Socialismo (MAS), Carmen Rosa Domínguez, participó en nuestro país del Seminario Internacional: Agricultura Familiar Agroecológica y Economía Social y Solidaria, como alternativas de desarrollo sostenible, de la Plataforma Mercosur Social y Solidario (PMSS) y en esta entrevista, explica cómo funcionan las políticas públicas que apuntan al vivir bien.

-¿Cuál es la experiencia de Bolivia en cuanto a la agricultura campesina?

-La agricultura familiar en Bolivia está más avanzada, porque precisamente los pilares del MAS son las organizaciones sociales y dentro de las organizaciones están productores, agricultores, están los hermanos de la confederación de campesinos. Desde 2013 se está trabajando justamente para la integración de la agricultura familiar sustentable y la soberanía alimentaria.En Bolivia, en 1953, se promulgó la Ley de Reforma Agraria, en el gobierno de Paz Estenssoro, ¿y qué implicó esto? Pues que se reconocía al indígena como ciudadano, porque sabemos que en épocas anteriores, a los indígenas siempre los han discriminado, entonces, con esta reforma agraria se reconoce al indígena, liberándole de la relación de servidumbre con el hacendado. Porque antes era el indígena el que trabajaba para el hacendado. Por eso, la reforma agraria es un hito y ya desde ahí se avanza. La tierra es de los que la trabajan. Ya no hay el pongueaje, que al campesino se lo trabaja como peón de un latifundio, ahora no hay eso, la tierra es de quien la trabaja, y los compañeros la trabajan, entonces es de ellos.

-¿Tienen políticas sociales que apoyan a los agricultores?

-La reforma agraria es un hito, porque ya el mismo agricultor, el campesino ya tiene su tierra para trabajar. De ahí viene ahora ayudar al campesino para que continúe con el avance que tiene. No solo ayudarle con la tierra, sino con leyes que lo protegen. Dentro de los programas de políticas sociales que tiene el Gobierno hace que incentive a la producción, para que no solo produzcan para vivir, sino para también comercializar para exportar, se van firmando pactos con China para exportar quina y también carne. No reciben dinero, sino todos los elementos que ellos precisan para vender mejor sus productos.

-¿Qué implica esa visión del vivir bien?

-Nosotros sabemos que siempre se llevaron la peor parte los indígenas y los campesinos, porque estaban aislados con sus chacritas; y con la reforma agraria les dieron la tierra, pero no les legalizaron sus derechos, recién ahora el presidente les legaliza la tierra. Y el vivir bien se trata de que no se queden encerrados en su tierra y que no tengan nada. Ahora hay escuelas para los niños, hay canchas. Hasta en los más recónditos lugares se encuentran los tinglados, para que los niños puedan jugar. Los de la derecha allá se preguntan siempre ¿por qué hacen canchas?, y les decimos que todos somos iguales y esos niños tienen tanto derecho como los niños de la ciudad a poder jugar en una cancha; les decimos que esos niños necesitan una buena escuela también para estudiar.

-Bolivia está estrenando el Sistema Único de Salud, ¿Cómo funciona?

-El Sistema Único de Salud (SUS) es para los que no tienen seguro. Un empleado público tiene su seguro, se les descuenta y tienen su seguro, pero los agricultores no tienen un seguro, y es el mismo caso para las amas de casa, las trabajadoras del hogar, entonces, pensando en eso se ha creado el SUS. Y pienso que con eso se complementa también lo del vivir bien. Lo de la salud está en la Constitución Política del Estado, la salud tiene que ser gratuita y para todos, y gratuito igual que la educación, porque en Bolivia la educación es gratuita. Del Tesoro General de la Nación se van a disponer dos mil millones de dólares, con eso está arrancando. Ahora todos los que no tienen un seguro se inscriben y ya acceden al seguro.En Bolivia hay hospitales de primer, segundo, tercer y cuarto nivel. En el primer nivel, que es a donde recurre la mayoría, donde acuden por un resfrío o les duele la cabeza, pero cuando usted requiere de mayor especialidad, va a uno de segundo nivel, y así va escalando si se necesita un estudio especializado o una cirugía.

-¿Antes de ese seguro universal, cómo funcionaba la salud pública?

-Yo le cuento mi experiencia, como era trabajadora independiente no tenía un sueldo, entonces para mí estaba prohibido enfermar; porque si me enfermaba, no tenía para el médico, aparte si no trabajaba tampoco tenía dinero para el médico o los medicamentos, por eso estaba prohibido enfermarse.Hoy en día todo eso va a empezar a cambiar.

Dejá tu comentario