Economía

La pandemia generó deflación de 0,2% en abril, según BCP

Combustibles y carne vacuna encabezaron la baja de precios, mientras que las frutas y hortalizas se encarecieron como consecuencia de la menor oferta proveniente de la frontera.

Los productos de la canasta básica familiar se abarataron en 0,2% en abril de 2020, respecto al mes anterior, según el último informe de Índice de Precios al Consumidor (IPC) elaborado por el Banco Central del Paraguay (BCP).

Este fenómeno constituye una consecuencia de la caída del consumo que resultó de las medidas de confinamiento dictadas por el Gobierno para frenar la propagación del Covid-19 en el país: los bienes tuvieron una deflación de 0,4%, mientras que los servicios y renta congelaron sus precios.

La inflación acumulada desde enero se ubicó así en 0,2% –todavía lejos del 2,4% con que estima el BCP que el IPC cerrará el presente año– y la variación interanual (comparada con abril de 2019) fue de 2%, en el piso del rango de hasta 6% en que el BCP deja fluctuar a este indicador.

La inflación interanual de productos importados disminuyó a 2%, a la mitad del 4% con que había arrancado el año y en coincidencia con la mayor tranquilidad que vino exhibiendo el dólar en las últimas semanas.

Los precios de la carne vacuna bajaron 3,4% desde marzo de 2020 –la caída más pronunciada desde inicios del 2016–, debido al exceso de oferta existente en el mercado tras la merma de ventas tanto en el país como al exterior, por las restricciones sanitarias ya mencionadas.

Este rubro solo es superado por los combustibles en cuanto al nivel de abaratamiento de precios en el mes pasado (ver infografía), que estuvo en -4,6%, al mismo tiempo que se registró una fuerte reducción de los precios internacionales del crudo y también una menor demanda en el mercado interno.

Cuarentena. El economista jefe del BCP Miguel Mora explicó que la deflación de abril es el resultado de la cuarentena que cumple la población paraguaya desde marzo pasado, ya que la reducción de la demanda –o del consumo– fue generada también por los menores ingresos causados por la caída de la producción.

“Las medidas de aislamiento social han determinado un choque de oferta inicial sobre ciertas actividades económicas, esto también ha estado acompañado por un choque de demanda: al disminuir la oferta de ciertos productos, también eso ha afectado a los ingresos dentro de la economía”, explicó el ejecutivo.

“Por lo tanto, estamos viendo una combinación de estos choques de oferta donde también el choque de demanda es aparentemente mucho más fuerte, eso se ha materializado en una reducción de los precios al nivel del consumidor”, agregó.

Mora detalló que el encarecimiento de las frutas y verduras proviene de la limitada oferta temporal relacionada con el cierre de fronteras.

Embed



Dejá tu comentario