Política

La Itaipú rechaza a indígenas en su reserva, pero permite un “puerto”

En un extremo de la mayor reserva de la binacional acampa la comunidad Sauce en reclamo de sus tierras ancestrales. En el otro se encuentra un gran embarcadero de camiones.

Las áreas protegidas de la hidroeléctrica binacional Itaipú encierran historias y realidades tan extremas como las políticas mismas de esta entidad. En torno a una misma reserva, en este caso la mayor que posee, la Itaipú rechaza la presencia de indígenas avá guaraní que pelean por recuperar sus tierras ancestrales, pero, a la vez, permite que funcione un puerto clandestino que embarca grandes camiones que cruzan al Brasil, hace por lo menos unos 20 años.

Este es el caso de la reserva Limoy de la Itaipú Binacional, un área protegida de 14.828 hectáreas, creada el 27 de junio de 1984 con la reserva Itabó y los refugios Tatí Yupí y Mbaracayú. Junto a las reservas Pikyry, Yvyty Rokái, Carapã y Pozuelo (creadas en 2014), conforma el Sistema de Áreas Protegidas de la Itaipú.

Antes de que la binacional adquiera estas áreas y la poligonal envolvente (franja de bosques de 1.524 kilómetros que protegen el embalse desde Hernandarias hasta Salto del Guairá), esta zona estaba ocupada por indígenas avá guaraní paranaenses.

En esta zona estaban específicamente los del grupo conocido como Puerto Sauce, según figura en los propios informes de Itaipú de 1975. Las tierras donde estaban asentados figuraban a nombre del Instituto de Bienestar Rural (IBR), es decir, eran tierras públicas.

La comunidad inició un proceso de reclamo a la Itaipú Binacional por la violación de sus derechos durante el proceso de expropiación dado a partir de la Ley 752/79. Desde el 2016, tras ser desalojados por el sojero Germán Hutz, pariente del senador Juan Afara, se encuentran acampando sobre un camino de tierra que está entre la reserva Limoy y un inmenso sojal.

La Itaipú señala que por el carácter legal de la reserva, los indígenas no pueden estar allí, por lo que inició un proceso legal para pedir el desalojo de los mismos.

Sin embargo, en el análisis satelital de la zona de la reserva puede verse claramente cómo en el extremo sur de la misma se encuentra un gran puerto clandestino donde embarcan grandes camiones rumbo al Brasil.

El área deforestada es de casi 2 hectáreas (dos manzanas) y el tamaño de la plataforma que sube los camiones es de unos 76 metros.

Los camiones ingresan desde una propiedad a nombre de Marli de Lima de Bueno, según figura en el Servicio Nacional de Catastro (SNC).

Esta noche, a las 19.30, se realizará un conversatorio en el Juan de Salazar (Tacuary 745), donde se abordará la situación de la comunidad Sauce y las tierras de Itaipú.

2-01-01-web-01-01.jpg

Dejá tu comentario