Sucesos

La explotación y el abuso sexual de niños, una deuda todavía por saldar

En el Día de la Lucha contra el Abuso y la Explotación Sexual de Niñas, Niños y Adolescentes se realizan actividades para crear conciencia y tratar de escuchar el grito que aún se resiste a ser oído.

Las 844 denuncias de abuso sexual en niños recibidas en el Ministerio Público en cuatro meses demuestran que es un mal endémico que sigue gozando de buena salud en el país, y que una parte de la sociedad aún se niega a escuchar el grito de basta de abusos por parte de niñas, niños y adolescentes.

Es por eso que varias organizaciones se juntaron para realizar hoy una campaña en la que buscan visibilizar esta problemática y ponerla en la agenda como una de las prioridades para las autoridades.

#PEHENDUOREÑEE se llama la campaña virtual que se realiza a través de las redes buscando generar conciencia en los internautas y que se pueda abrir un canal de expresión que rechace la violencia sexual hacia los más pequeños.

EXIGENCIAS. Cinthia Escurra, una de las organizadoras de esta iniciativa, explicó que se realizará un recorrido por distintos ministerios, como el de la Niñez y Adolescencia, el Ministerio Público y de Salud Pública, exigiendo al Estado que garantice el derecho de las personas más vulnerables. “Queremos hacer un llamado para que se puedan prevenir estos casos y para que la ciudadanía esté atenta”, mencionó la activista.

Escurra ve como un factor positivo el involucramiento de las personas, lo que refleja el aumento de las denuncias, pero aclara que aún hay mucho camino por recorrer. “Hay más denuncias, pero sigue siendo difícil sacar a luz estos temas”, agregó.

Para Cinthia, escuchar la voz de los niños no es solamente prestar atención a lo que manifiestan en palabras, sino estar atentos a todos los gritos de auxilio conductuales que pueden llevar a una reacción rápida. “Hay factores como el llanto fácil, el miedo para acercarse a un adulto, pesadillas constantes y otros que son indicadores conductuales que tienen que llamar la atención de los adultos”, reflexionó.

EL EFECTO PANDEMIA. Por otro lado, Cecilia Díaz, que trabaja en la Codeni de Yaguarón, afirma que la pandemia que estamos padeciendo atiza más aun la magnitud de la problemática, haciendo que se tenga que redoblar el esfuerzo. “Cuesta mucho realizar los trabajos de prevención, porque los chicos ya no van a la escuela; con este tema de la pandemia, es como si estuviéramos atados de pies y manos”, expresó.

Yaguarón es la ciudad donde sucedió el terrible crimen de Felicita Estigarribia, la niña que vendía mandarinas y que fue abusada y asesinada, para luego ser abandonada a la vera del cerro que tiene el mismo nombre de la localidad.

Su cuerpito ultrajado fue hallado un día como hoy, pero del año 2004 y es un crimen que hasta hoy permanece impune, ya que no se pudo encontrar al responsable. Una deuda que la Policía y el Ministerio Público todavía no han podido saldar con la niñez paraguaya.

En la ciudad natal de Felicita siguen habiendo muchas “Felicitas”, víctimas de abuso sexual y explotación, según denunció Cecilia Díaz. “Seis a ocho denuncias siempre se tienen cada mes; es un tema que está lejos de ser superado”, expresó.

La explotación y el abuso sexual de niños, una deuda todavía por saldar.png


#PEHENDUOREÑEE

Acto en Yaguarón
En la ciudad donde nació Felicita desde hace 10 años se realizan actos conmemorativos para recordarla. A la vera del cerro levantaron un santuario para recordarla y allí se reúnen cada año cientos de personas.
Este año, así como sucedió el pasado, no se podrá realizar la caminata multitudinaria por razones sanitarias para evitar la propagación del Covid-19.
Sin embargo, se realizará un acto en la explanada del oratorio que se construyó en honor a la niña, donde estarán presentes autoridades que viajarán desde Asunción, así como el intendente de la localidad y otras personas.

Dejá tu comentario