Mundo

La EMA urge a los europeos a que se vacunen para frenar la cuarta ola

La Agencia Europea de Medicamentos llamó a cerrar la brecha entre vacunados y no vacunados. Criticó el bajo índice de inmunización en varios países, mientras vuelven las restricciones.

Europa debe “cerrar la brecha” entre los vacunados y los no vacunados contra el Covid-19 para detener la cuarta ola, dijo el jueves la Agencia Europea de Medicamentos (EMA).

“Estamos viendo un número excesivo de casos (...) especialmente entre los no vacunados”, señaló en una conferencia de prensa Marco Cavaleri, jefe de estrategia de la EMA.

Las tasas de vacunación en algunos países europeos son “inaceptablemente bajas”, lamentó Cavaleri.

“Tenemos que cerrar esta brecha y trabajar para que se vacune el mayor número de personas posible”, agregó.

Varios países han tomado o están considerando tomar medidas dirigidas a los no vacunados. Austria, por ejemplo, impuso un confinamiento a quienes no hayan recibido la vacuna contra el Covid.

También se están realizando esfuerzos para estimular la vacunación y buscar nuevos tratamientos.

En vista del creciente número de casos en niños, la EMA tiene previsto decidir la próxima semana si aprueba la vacuna de Pfizer-BioNTech para niños de 5 a 11 años.

Además, “en vista de la situación crítica que se vive en muchos Estados miembros”, el regulador estudiará la nueva píldora contra el coronavirus de Pfizer, que muestra resultados preliminares “prometedores”, señaló.

Se espera que la próxima semana comience la revisión completa para la autorización del medicamento, un trámite que podría durar varios meses.

La píldora del gigante farmacéutico Merck, por su parte, podría ser aprobada a finales de año.

RESTRICCIONES. Con la incidencia de casos de Covid-19 marcando récords y la de mortalidad subiendo, varios países de Europa Central están aprobando duras restricciones, hasta el punto de que Austria, por ejemplo, debate ya incluso entre inmunización obligatoria o volver a confinar a toda la población.

Países como Austria o República Checa, que en la primavera de 2020 pasaron la primera oleada con cifras de contagios y muertos muy bajas respecto a Italia o España, se ven más de un año después obligados a restringir la libertad de movimientos, con el denominador común de tasas de vacunación por debajo de la media de la Unión Europea.

En el resto de la región centroeuropea, República Checa sólo permitirá a partir del próximo lunes a personas vacunadas y sanadas acceder a bares, restaurantes o reuniones, y estudia reimponer que todas las empresas hagan test a sus empleados.

En Eslovaquia, el Gobierno ha ido más lejos e impondrá que los empleados que no estén vacunados ni hayan pasado la enfermedad tengan que acogerse a vacaciones sin sueldo o, si la empresa lo permite, trabajar desde casa.

En Hungría, el Ejecutivo ha anunciado que pronto obligará a todos los trabajadores públicos a vacunarse, mientras que el Colegio de Médicos ha pedido que se prohíba entrar a restaurantes o cines a quien no tenga certificado Covid.


Nuevo tratamiento
Un tratamiento experimental formado por la combinación de anticuerpos AZD7442, desarrollado por AstraZeneca, redujo el riesgo de desarrollar Covid-19 sintomática en un 83% en personas “de alto riesgo”, revelaron expertos. En el análisis se hizo un seguimiento durante un periodo de medio año a 903 pacientes adultos, en el que el equipo investigador detectó que una dosis de 300 miligramos de AZD7442 reducía en un 83% el riesgo de desarrollar Covid-19 sintomática frente al tratamiento con placebo. EFE

Dejá tu comentario