Política

La ciudadanía debe saber qué incluye el pacto, afirma analista

 

El analista político Marcos Pérez Talia afirmó que si el pacto del presidente de la República Mario Abdo con el cartismo y el llanismo en ambas cámaras del Congreso son para el captamiento y la repartija de instituciones, está en riesgo la gobernabilidad.

Pérez Talia sostuvo que Marito, al no contar con mayoría parlamentaria, está obligado a sellar acuerdos con los demás bloques del Congreso. No obstante, afirmó que estos acuerdos deben ser informados a la ciudadanía.

“Hasta ahí el proceso es normal. De hecho ese fenómeno ocurre en casi todos los sistemas presidenciales en donde el presidente no dispone de mayoría propia. Las preguntas que surgen son: ¿con quién pacta y qué incluye esos pactos? Muchas veces estos pactos sirven para encumbrar a personajes que no gozan en absoluto de la simpatía ciudadana, lo cual deteriora aún más la confianza hacia estas instituciones representativas”, afirmó.

Sostuvo que en democracia la confianza es un aspecto imprescindible.

Por otro lado, como bien sabemos los pactos en Paraguay significan “te doy esto y vos me das esto. Entonces, la ciudadanía debería ser informada qué cosas están incluidas en estos arreglos parlamentarios”, expresó el analista.

REVISAR. ”Si estos pactos variopintos tienen como objetivo la gobernabilidad, valdría la pena revisar qué significa eso”, acotó.

Para hacer un paralelismo, citó al cientista político alemán Dieter Nohlen, quien define la gobernabilidad como las capacidades del Gobierno para dar respuestas adecuadas a los problemas reales de la sociedad.

“Se refiere a la interacción entre gobernantes y gobernados, entre capacidad del Gobierno y demandas de los ciudadanos. Entonces si estos pactos sirven más para repartirse feudos en el Estado: la Contraloría, la Fiscalía, la Defensoría, las mesas directivas del Congreso; lo que está en juego no es la gobernabilidad sino el captamiento de porciones del Estado entre diversas facciones afines”, sostuvo.

PODER CARTISTA. Mencionó que el partido llanista decidió desde el 2013 ser oficialista y desoír no solo el mandato partidario, sino también el mandato ciudadano que les puso en la vereda de la oposición y no del Gobierno.

“Llama la atención la adhesión plena del cartismo en este nuevo reacomodo parlamentario. El poder político del ex presidente Cartes sigue aparentemente intacto gracias a su fuerza parlamentaria leal, y habría que ver como hace el gobierno para manejarse con dos caciques, toda vez que la fuerza cartista empiece a formar parte de las coaliciones del gobierno”, exclamó.

La semana pasada, Marito pactó con el llanismo y el cartismo en el Congreso para tener gobernabilidad. En el Senado fue encumbrado el cuestionado Blas Llano, mientras que en la Cámara de Diputados fue electo el cartista Pedro Alliana.

Dejá tu comentario